• Jun. 14, 2008, 6:11 p.m.
Mucha gente se pregunta ¿Porqué se mantiene en huelga de hambre Dora María? ¿Será que la dejen morir? La verdad que esa respuesta sólo la tienen los pactistas, pero de cierta manera, el pueblo también la dejará morir. Es lamentable ver la apatía de cierta parte de la población, pues no saben que la verdadera lucha es por la democracia de nuestro país.

Para ser sincera, nunca he compartido la ideología del Frente Sandinista y durante tiempo cierto tiempo me incliné hacía el Liberalismo. Será porque todavía alcancé a vivir la década de los ochenta, donde la censura a los medios de comunicación y la vigilancia en los barrios era algo que la población ya no soportaba.

Fue un tiempo difícil para mi familia, aguantamos al igual que todos los nicaragüenses el desabastecimiento de los supermercados, vi llorar a mi madre cuando resellaron la moneda y se fueron gran parte de nuestros ahorros. No había nada en los mercados y si lograbas conseguir algo en el mercado negro, ya eras contrarrevolucionario.

Todavía hay ciertos recuerdos que los hemos convertido en chistes crueles. Nos reímos al recordar que todos vestíamos las faldas Chiclet, los zapatos chinos, o los famosos Pumas con cordones fluorescentes. Los canales de televisión, el Dos y el Seis, abrían programación después de las cuatro de la tarde y por las noches mis padres veían las noticias que presentaba el Sistema Sandinista de Televisión.

Recuerdo las filas que se hacían para recibir el paquete AFA (Arroz, Frijoles y Azúcar), los tacos de jabón por cantidad de hijos, el jabón líquido y los enlatados que provenían de la URSS. Sin embargo, vi a muchos que hoy critican desde su curul en el Parlamento a la burguesía, ir de compras a la Diplotienda.

Nicaragua secuestrada

Cuando se celebraron los comicios en los 90, tenía apenas doce años. Esa madrugada al igual que muchos nicaragüenses no dormí esperando los preliminares que diera el Consejo Supremo Electoral. Al escuchar que la Unión Nacional Opositora, UNO, iba ganando se escuchó un silencio, todos lo interpretaron como un gran cambio.

De cierta manera lo hubo, se abolió el Servicio Militar Patriótico, ya no habría más Vigilancia Revolucionaria y Nicaragua se abrió al libre mercado.

Nuestro país vivió 16 años de liberalismo, no puedo decir que las cosas mejoraron, pues parafraseando a Arnoldo Alemán, en su gobierno hubo “pequeñas raterías”. En realidad se comprobó que fueron grandes raterías, mega huacas que mantienen a Nicaragua secuestrada en medio de un pacto, más sucio y hediondo que La Chureca.

En medio de este pacto se canceló la personalidad jurídica al Movimiento Renovador Sandinista y al Partido Conservador, lesionando la democracia de nuestro país. A diferencia de las elecciones del 90, donde participaron 21 partidos políticos, ahora nos quieren imponer sólo a dos candidatos edilicios, uno mucho peor que el otro.

Sólo pido que la población reaccione y entienda que la lucha que está emprendiendo Dora María Téllez, es por la democracia que tanta sangre costó. No dejemos morir a un compatriota más, exijamos la pluralidad, la transparencia, pero sobre todo LA LIBERTAD.

Sonemos los pitos cuando pasemos por la rotonda Metrocentro, hagamos marchas pacificas, exijamos el respeto a nuestras leyes, pero sobretodo despertemos de este letargo que tanto daño está causando en nuestra nación.

Recordemos que somos mayoría y dos personas no pueden, ni deben acabar con nuestra bella Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus