• Sept. 9, 2014, media noche

Pilar tiene un año y medio. No reconoce los nombres de ciertos objetos e imágenes, no responde fácilmente a indicaciones básicas y se muestra curiosa pero incapaz de distinguir lo que le piden. ¿Me creerías si te digo que un libro puede mejorar sus habilidades?

 

Suscríbete al Blog Primeros Pasos del BID para estar informado sobre los últimos estudios y debates en el área de desarrollo infantil.

 

Desde hace unos meses, la Academia Americana de Pediatría recomienda a los padres y madres leer en voz alta a sus hijos desde el nacimiento. De hecho, algunos pediatras lo vienen haciendo desde hace unos años. Desde junio, sin embargo, se ha vuelto mandato de la academia que sus 62.000 miembros recuerden la importancia de esta actividad a los padres y madres de niños pequeños cada vez que visiten su consultorio, y lo recomienden como una actividad familiar diaria.

 

El caso de Pilar refleja el motivo principal por el que los profesionales tomaron esta iniciativa. Ella ha crecido en un ambiente en el que sus padres no han tenido el tiempo ni la formación para saber que los niños necesitan escuchar palabras nuevas y repetidas durante los primeros 18  meses de vida.

Hace 20 años,  un estudio estableció que esta necesidad se determinaba durante los 3 primeros años debido al desproporcionado número de palabras que podrían escuchar niños y niñas, de acuerdo a la familia en que hayan crecido. Hoy, sin embargo, se sabe que esto se inicia mucho más temprano, dentro de los 18 meses.

 

¿Qué pueden hacer los padres, como los de Pilar, para ayudar a sus hijos? 

 

La respuesta más sencilla es que los padres deben hablar con sus hijos para desarrollar sus habilidades lingüísticas. Tan simple como eso. Leer cuentos, sin embargo, ayuda al niño no solo a mejorar su vocabulario, sino a reconocer figuras a través de las ilustraciones, a desarrollar sus habilidades de comprensión, y a estimular su interés por los libros. Todo esto incidirá en su vida futura, mejorando sus habilidades analíticas y su desempeño escolar.

 

De la misma forma, los libros de cuentos ayudan a tener una estructura sobre la cual crear el diálogo, captar la atención del niño y llevar la conversación. Muchos padres no saben de qué hablar a sus hijos chiquitos, por lo que los libros alivianan esta dificultad.

 

Es importante resaltar que la idea no es “enseñar a un bebé de dos meses a leer”. Lo que se pretende es estimular a los niños con libros coloridos, lectura rítmica, canciones y conversaciones. En este sentido, la biblioteca del condado de Fairfax en Virginia recomienda 6 habilidades lectoras que tu bebé puede desarrollar desde el nacimiento:

 

1.       Aprender nuevas palabras

2.       Amar los libros

3.       Usar libros

4.       Contar historias

5.       Escuchar e imitar sonidos

6.       Ver y reconocer letras

 

¿Cuál es la situación de la lectura en América Latina y el Caribe?

 

Si bien hay 40 millones de personas en América Latina y el Caribe que declaran que no saben leer ni escribir, los países más afectados, Guatemala, Nicaragua y Honduras ven caer sus tasas con gran rapidez debido a programas de alfabetización tanto en español como en idiomas nacionales. Esto hace que cada vez más padres y madres tengan la posibilidad de leer a sus hijos desde temprana edad. Es importante mencionar, sin embargo, que el hecho de saber leer, no garantiza ni el gusto por la lectura, ni la práctica de la misma con los hijos, sino la comprensión de símbolos, las letras.

 

Está comprobado que si no se adquiere el hábito a la lectura de chico, difícilmente será adquirido de grande; mucho menos se comprenderá la importancia de leer a los hijos desde temprano. Un artículo habla de la lectura diciendo que los padres no pueden contagiar un “virus” que no tienen. Si bien en nuestra región, en general no hay suficientes recursos ni énfasis para que las familias entiendan la importancia de leer a los niños desde temprano, existen ejemplos en Chile y Colombia, por citar algunos, que ofrecen guías.

 

Otro tema a mencionar es el costo que tienen los libros en los países de América Latina. En este punto es importante no solo mencionar lo que cuesta comprar libros, muchos de ellos importados, sino editarlos y producirlos en países pequeños cuya población no está acostumbrada a leer por placer.

 

¿En tu país existe énfasis en la lectura en la etapa preescolar como recomiendan los pediatras en Estados Unidos? Ahora que conoces la importancia, comparte este artículo para que más gente le lea a su bebé. Este hábito no solo lo beneficiará en sus primeros años, sino que lo ayudará a ser un adulto informado y con capacidad de análisis.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus