• Oct. 21, 2014, media noche

El pasado 22 de abril, en el marco de la celebración del Día de la Tierra 2014, publicamos en este mismo espacio una entrada en la que se hacía referencia a Green Cities—una iniciativa que busca ayudar a las ciudades en su transición hacia un futuro más limpio, saludable y económicamente viable— y en la que propuse 4 elementos necesarios para responder a los desafíos ambientales urbanos: la necesidad de un conocimiento técnico y especializado, la disponibilidad de recursos económicos, la importancia de la voluntad política y capacidad de gestión de las instituciones, y el empoderamiento ciudadano. Estos elementos deben combinarse para lograr ciudades con calidad ambiental, competitivas y capaces de ofrecer unas mejores condiciones de vida a sus habitantes.

Además de la descripción de dichos elementos, en mi artículo los invité  a completar este ejercicio para calificar la condición actual de su ciudad en cada una de estas cuatro dimensiones. A través de una puntuación de 1 a 4 (siendo uno la calificación más baja y cuatro la más alta) los participantes pudieron cuantificar el nivel de acceso de la ciudad donde viven para cada uno de los cuatro elementos propuestos.

Se contó con una amplia participación de ciudadanos de diferentes países latinoamericanos y de España. Algunas de las ciudades evaluadas por los lectores fueron: Caracas  y San Cristóbal en Venezuela; Loja en Ecuador; Ciudad de México, Guadalajara y León en México; Managua en Nicaragua; Tarija, Santa Cruz de la Sierra y la Paz en Bolivia; Asunción en Paraguay; Montevideo en Uruguay;  Valdivia en Chile; Buenos Aires y Necochea en Argentina; Bucaramanga, Bogotá, Pasto, Sincelejo, Manizales y Cali en Colombia, y Bilbao en España.

De acuerdo a la percepción de los participantes, nuestras ciudades presentan problemáticas ambientales comunes y aún sin resolver. Un comentario general fue la falta de una visión a largo plazo de los gobiernos, muchos de éstos operando en un escenario politizado que no permite que los recursos económicos disponibles se destinen para afrontar estructuralmente los retos ambientales de las ciudades. Parece haber un descontento generalizado por la limitada capacidad de gestión de las autoridades y la carente voluntad política para definir el rumbo de estas ciudades, cerca del 70% de las calificaciones para este elemento tuvieron la menor puntuación posible.

Los lectores participantes también reconocen un bajo nivel de empoderamiento ciudadano, más del 80% de los participantes asignaron a este elemento en su ciudad una puntuación de 1 o 2. Lo anterior puede indicar que de alguna manera hay consciencia en la necesidad del papel protagónico de la participación ciudadana en la construcción de soluciones y del compromiso que como habitantes de estas ciudades tenemos.

El 60% de los participantes del ejercicio dieron una calificación de 3 o 4 al conocimiento técnico. Este fue el elemento (de los cuatro propuestos) mejor calificados y afirma una percepción favorable de los ciudadanos sobre la disponibilidad de recurso humano calificado para responder al reto de generar soluciones especializadas a los desafíos del medio ambiente urbano. El conocimiento técnico es a su vez una herramienta indispensable para la toma de decisiones y debe ser tenido en cuenta por los gobiernos locales para de la priorización del gasto público.

De manera particular, condiciones tales como un transporte público ineficiente y altamente contaminante, carencia de infraestructura y falta de promoción de la educación ambiental fueron elementos comunes destacados en los comentarios para algunas de las ciudades evaluadas por los lectores. Así mismo, los participantes de esta actividad de calificación, destacaron la necesidad de que las ciudades estén articuladas a las regiones. Particularmente, en el caso de aquellas que pertenecen a áreas metropolitanas se requieren instituciones que coordinen y planeen de manera integrada aspectos de desarrollo urbano, movilidad y ambiente.

Más allá de la puntuación que cada uno haya podido asignar a los elementos propuestos, en mi opinión lo interesante de esta propuesta fue comprender que como ciudadanos entendemos que las problemáticas ambientales propias de los centros urbanos requieren de soluciones multidimensionales y que involucren distintos actores. No son las autoridades ambientales locales las únicas responsables de afrontar el desafío, se deben integrar otros sectores del gobierno, la academia y los ciudadanos de tal forma que se logre una construcción colectiva que le permita a nuestras ciudades destacarse como centros sostenibles y competitivos.

* Juan Felipe Franco
es profesor, investigador y consultor en temas de medio ambiente urbano basado en Bogotá, Colombia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus