• Dic. 9, 2014, media noche

Por Ignacio Fernández Admetlla *

Sistema Biobolsa es una empresa social con sede en México que produce, distribuye, vende e instala biodigestores anaeróbicos a pequeños y medianos agricultores. Estos biodigestores o sistemas biobolsa están diseñados para transformar residuos agrícolas en energía renovable (biogás) y fertilizante orgánico.

Su CEO, Camilo Pagés, y Esther Altorfer, experta financiera que se incorporó recientemente a la empresa para la implementación de un proyecto del FOMIN y OMJ en el marco de su programa conjunto de aceleración de empresas, me recibieron en una reciente visita en la que queríamos responder a estas tres preguntas:

1. ¿Funciona bien la tecnología?

2. ¿Se están beneficiando los clientes de su uso?

3. ¿Tiene Sistema Biobolsa un modelo de negocio sostenible y escalable?

Cuando empezamos a diseñar el proyecto éramos conscientes de los riesgos existentes. Se trataba de una empresa que aún no recuperaba costos, pendiente de mostrar su capacidad para vender el producto y con el reto de validar una tecnología basada en un reactor de plástico, en lugar del modelo tradicional de ladrillo y cemento.

La principal oficina de venta e instalación de la empresa está en la ciudad de Puebla. Al llegar supimos que Sistema Biobolsaproyecta cerrar su primer año con el primer balance positivo desde su creación en 2010. Ha ampliado su red de clientes a más de 2.000 familias y recientemente registró su mejor semana de ventas, al lograr instalar 120 nuevas unidades del sistema.

Irene Sánchez, directora regional de la empresa, nos explicó que el éxito reciente de la empresa no sólo está sustentado en un equipo muy trabajador, sino por un equipo que realmente cree en la calidad del sistema Biobolsa y del impacto que puede tener sobre la vida de las familias. Según Irene, “nunca podría salir y convencer a las familias de que gasten su dinero en algo en lo que yo no creyese. Yo tengo un Sistema Biobolsa. Lo uso con los desechos de mis animales y cocino todos los días con el biogás que produce. Toda mi familia se ducha con el agua que calienta el biogás.”  Nadie explica tan bien como Irene las ventajas que tiene el producto en el siguiente video.

Tras hablar con Irene, nos preparamos para visitar a algunos de los clientes de Sistema Biobolsa. En Tlaxcala visitamos la casa de José y María Antonieta, que compraron su unidad hace tan sólo tres meses. Su sistema Biobolsa está produciendo más biogás de lo que la familia tiene capacidad de consumir. En su hogar viven 5 personas y desde que instalaron el producto utilizan biogás para cocinar todas sus comidas y calentar agua dos veces al día.

En la segunda casa que visitamos tenemos oportunidad de conocer a Carolina y a su hija Patricia, posiblemente la agricultora más extrovertida de todo México. Los sistemas Biobolsa pueden ser de 4 a 40 metros cúbicos y hace aproximadamente un año Carolina compró uno de tamaño mediano. Últimamente no ha tenido tiempo para vaciar el fertilizante orgánico e introducir nuevos desechos, sin embargo el sistema sigue generando biogás durante un mes más. Patricia nos contó que“una vez que dejamos de comprarle contenedores de gas al distribuidor local, el mismo dueño de la empresa nos hizo una visita para preguntarnos por qué. Le enseñamos el sistema Biobolsa…  y se marchó sin palabras.”

En nuestra última visita conocimos a Florentino, quien señala por encima de su cabeza para explicarnos a la altura a la que han crecido sus plantas de maíz tras usar el fertilizante orgánico de sistema Biobolsa y que ha reducido a la mitad su gasto en fertilizantes químicos y sólo compra contenedores de gas de vez en cuando si su familia tiene alguna necesidad adicional.

Volvimos a Ciudad de México contentos de saber que la empresa ha superado nuestras expectativas -y las suyas- en el último año. Camilo nos explica que el número potencial de clientes en México es prácticamente ilimitado: “hay cientos de miles de agricultores de bajos ingresos en México que no están rentabilizando sus desechos y que podrían ahorrar mucho con el sistema Biobolsa. Es cuestión de que encontramos una manera sostenible de crecer nuestra empresa para que estas personas puedan acceder a nuestro producto.”

A partir de 2015, la empresa recibirá una donación por valor de US$100.000  para crear un fondo revolvente a tres años de parte de Greater Impact Foundation, quien también ha otorgado a la compañía un préstamo para capital de trabajo de US$200.000. Sistema Biobolsa también espera aumentar su número de clientes ampliando la línea de crédito que mantiene con KIVA de US$200.000 a US$400.000, una alianza exitosa que está permitiendo a los clientes de la empresa acceder a financiación al 0% de interés en una media de 24 horas.

Sistema Biobolsa es un ejemplo de cómo combinando innovación y tecnología es posible crear soluciones para mejorar la vida de los latinoamericanos.

* Ignacio Fernández Admetlla trabaja como consultor en la Unidad de Servicios Básicos del Fondo Multilateral de Inversiones(FOMIN), miembro del Grupo BID.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus