• Dic. 23, 2014, media noche

Cuando leí que en Estados Unidos los hombres y las mujeres se dedican a trabajar alrededor del mismo número de horas en una semana tipo, no pude evitar sentir envidia. En esta época de fin de año en que llevo a mi hija al pediatra, a mi hijo al futbol, tengo que tomar decisiones sobre el cierre del año en el trabajo y preparar la cena de navidad para 10 miembros de la familia, siento que esta realidad no se aplica en mi caso. ¿Qué crees que descubrí al leer más al respecto?

 

Primero que nada, uno creería que si hombres y mujeres trabajan las mismas horas, todo está en paz en los hogares estadounidenses. La verdad es que no es así porque el tipo de tareas en el hogar a las que se dedican los hombres y las mujeres es muy diferente:

 

Aunque trabajan en promedio la misma cantidad de horas, los hombres trabajan más horas pagas y las mujeres, más horas impagas.

 

 

CORTESÍA / END

Las mujeres dedican más tiempo que los hombres a trabajos como el cuidado de los niños.

 

En parejas estadounidenses donde ambos cónyuges trabajan tiempo completo, la probabilidad de que sea la mujer la que, por ejemplo, se levanta a volver a hacer dormir a un niño menor de un año es tres veces más alta que la de un hombre.

 

Otro estudio muestra que cuando las mujeres estadounidenses perciben que el tiempo dedicado al cuidado de los niños está desbalanceado en la pareja, son menos felices en su matrimonio que cuando la desigualdad se percibe en otra tarea (por ejemplo, las horas dedicadas a la limpieza).

 

En este blog Clara Alemann escribió hace un tiempo sobre la situación en los países escandinavos. Los padres han aumentado la cantidad de tiempo que dedican al cuidado de los niños a raíz de una serie de reformas legales y laborales (licencias de paternidad, custodia compartida en caso de divorcio, contextos laborales que permiten la conciliación familiar-profesional, igual remuneración entre hombres y mujeres, etc.), pero aún son las madres  las que dedican una mayor cantidad de tiempo al cuidado de los niños.

 

¿Qué pasa en América Latina y el Caribe?

 

Existen datos recientes sobre tiempo remunerado y no remunerado en 18 países. Estos muestran que lamentablemente la región está muy lejos de la “igualdad” alcanzada en otros países. De hecho, Hugo Ñopo analizó en un trabajo reciente que, si bien existe mucha heterogeneidad entre países, el 80% del trabajo doméstico  en América Latina y el Caribe es femenino.

 

Un trabajo de CEPAL muestra que cuando ambos tienen empleo, la contribución de las mujeres al trabajo del hogar es más del triple que la de los hombres y además es mayor que cuando ninguno trabaja. Todavía hay mucho camino por recorrer en este sentido. Países como Chile han avanzado con medidas bien progresistas en cuanto a licencias de maternidad y paternidad y la mayoría aun presenta grandes desigualdades al respecto.

 

¿Conoces el caso de políticas en otros países que han mostrado ser efectivas? Compártelas en la sección de comentarios de abajo o en Twitter.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus