• Ago. 13, 2007, 8:33 p.m.
Taiwán fue uno de los miembros fundadores de la Organización de Naciones Unidas (ONU) al finalizar la Segunda Guerra Mundial, pero en 1971 tras años de debate perdió su escaño representativo de toda China y fue suplantado por la República Popular de China.

Desde 1993 Taiwán, ha procurado ingresar a la ONU realizando esfuerzos con sus aliados diplomáticos para que su solicitud de inclusión logre ser tomada en cuenta dentro de la agenda de la Asamblea General Anual de ese organismo. Sin embargo estos esfuerzos no han logrado el éxito ansiado.

Próximamente se llevará a cabo la Asamblea General Anual de la ONU, pero a los 23 millones de habitantes taiwaneses nuevamente se le han desvanecido las esperanzas de participar como miembro de dicha organización.

Recientemente el presidente de Taiwán Chen Shui-Bian envió una carta al Secretario General de la ONU Ban ki-moon en la cual solicitaba el ingreso de su país bajo el nombre ¡Taiwán!

En la misiva, el presidente Chen manifestaba que la exclusión de Taiwán a largo plazo equivale a una “segregación política” que la ONU está imponiendo al país. Asimismo, expresaba en representación de los 23 millones de taiwaneses el deseo de ser parte de la comunidad internacional para poder aportar más eficazmente con los compromisos entre las naciones.

Se refería al hecho que la comunidad internacional había reaccionado con una actitud fría ante los esfuerzos del pueblo de Taiwán por buscar la dignidad y la paz, pidiéndole a Taiwán, un país amante de la libertad, la democracia y los derechos humanos, guardar silencio incluso después de sufrir diversos tipos de insultos y la amenaza a su seguridad.

Cuando la globalización está vinculando a todo el mundo estrechamente, la ONU ha construido una alta pared para excluir a Taiwán de la comunidad internacional, un tratamiento injusto que el pueblo de Taiwán no puede aceptar, expresó Chen.

Lamentablemente dicha misiva fue rechazada sin haber sido revisada. Hecho que la Cancillería de Taiwán calificó públicamente como irrazonable, considerando que se pudo haber tomando en cuenta la solicitud de Taiwán para ingresar a la organización, al igual que consideraría cualquier otra solicitud.

Para Taiwán su exclusión en las filas de la ONU representa una gran ironía al principio de la universalidad de membresía de la organización, asimismo deja al descubierto un hueco en el mecanismo de cooperaciones conjuntas de la ONU.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus