• Jun. 10, 2015, 9:21 a.m.

En la vida de un ser humano, los momentos más sublimes son el nacimiento de un hijo y la publicación de un libro. Ambos acontecimientos estremecen los más profundos cimientos de la espiritualidad, toman por asalto el futuro y perpetúan el paso por la vida.

Según José Martí, el gran pensador cubano, “Un libro nuevo es siempre motivo de alegría… es un amigo que nos espera, la eternidad que se nos adelanta, una ráfaga divina que viene a posarse en nuestra frente”.

Vivimos una etapa pautada por aparatos “inteligentes”: ordenadores, teléfonos, televisores y hasta automóviles. Ellos inundan el mercado y sellan nuestra existencia diaria. Sus beneficios son indiscutibles, por cuanto facilitan la vida moderna, pero su “inteligencia” es perecedera. El mismo desarrollo tecnológico que los hace florecer, la elimina con una rapidez insospechada.

La máquina que hoy es útil, por “inteligente”, ya mañana puede ser desechable. ¡La única inteligencia eterna es la de un libro! No importa su antigüedad, ni su autor, ni las posiciones políticas, religiosas o filosóficas que sustente. Un libro siempre tiene algo que decirnos, como un buen amigo.

Resaltan su nobleza y fidelidad. Es capaz de permanecer a nuestro lado en las peores circunstancias. En el más recóndito rincón del planeta, gozamos de su lectura y disponemos del conocimiento que guardan sus páginas. Un libro no requiere actualización periódica, como los modernos aparatos “inteligentes”; sin embargo, cada lectura hace posible que sea nuestra mente la que se actualice.

No aseguro que todos los libros sean iguales. Algunos, dentro de la eternidad, resaltan más que otros. Son aquellos cuyos autores disponen con más frecuencia de esa “ráfaga divina” que, según Martí, “se posa en la frente”. Pero todos son útiles, porque en ellos perdura un condensado de conocimientos y experiencias humanas únicas, dignas de ser aprovechadas.

Todas esas cualidades me han inspirado a patrocinar, junto a Amazon, el segundo Concurso Literario de Autores Independientes en español, que se hará realidad desde el primero de julio hasta el 31 de agosto próximos. Los autores podrán subir sus obras a la plataforma de Amazon, donde tendrán control del proceso de edición, desde el diseño de la portada hasta el precio del libro. Pueden obtener más información aquí.

Estoy encantado de trabajar con Amazon para extender el alcance de autores y libros en idioma español, tanto en EE.UU. como en Latinoamérica. He escrito tres libros —el más reciente saldrá en septiembre— y conozco perfectamente la emoción de ver nacer un texto nuevo. Nunca es tarde para intentarlo. ¿Estás listo para experimentar la ráfaga divina?

www.IsmaelCala.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus