• Ago. 12, 2015, media noche

Antes de adquirir algún producto es indispensable revisar las condiciones de garantía que ofrece el proveedor, pareciera un simple detalle, no obstante, es de capital importancia tener claridad sobre cuáles son las condiciones que regirán la relación y qué opciones se tienen como consumidor si el bien llegase a presentar algún desperfecto.

Garantía adicional

Puede decirse que la garantía es la obligación temporal y solidaria a cargo del proveedor, desde el productor hasta el comerciante que trata directamente con el consumidor. Ahora bien, tratándose de garantía obligatoria, el consumidor no debe pagar ninguna contraprestación para adquirirla, pues esta viene de la mano con el bien.

Caso contrario es la garantía adicional, distinta a la de fábrica, esta no debería en ningún caso confundirse con las condiciones otorgadas por el fabricante. En este sentido, el consumidor tiene la obligación de informarse correctamente, y si llegase a decidir adquirir una garantía adicional,  debe hacerlo tomando en cuenta el hecho de que realmente represente un beneficio o servicio adicional.

Por otra parte, el proveedor se encuentra en la obligación de trasladar las condiciones de garantía del fabricante, y en el supuesto de que además ofrezca una garantía extraordinaria, esta no debe hacer desaparecer la del fabricante, en consecuencia, cuando el proveedor otorga una garantía adicional debería de entregarle al consumidor un documento en el que se dispongan las condiciones propias de la garantía de fábrica y  otro en el que se especifiquen las cláusulas de la garantía adicional.

De no ser así, el consumidor se encuentra en su derecho de reclamar y solicitar el documento que acredite la efectiva existencia de las condiciones ofrecidas por el proveedor.

Período de garantía

El período de garantía empieza a computarse a partir de la adquisición  del bien, por lo general, la garantía adicional extiende el tiempo por el que el proveedor responderá por las fallas que presente el producto,  aunque debe aclararse que cuando se habla de garantía adicional no necesariamente significa más tiempo, bien  puede consistir en servicios extras no contemplados en las condiciones otorgadas por el fabricante.

La ley no establece períodos de garantía exigidos, salvo en el caso de los vehículos, supuesto en el que claramente la ley dispone un período mínimo de tres años o cien mil kilómetros, ahora bien, si fuere el  caso que las condiciones predispuestas por el fabricante son inferiores a las mencionadas estas últimas prevalecen.

Reclamo

Los reclamos que el consumidor presenta no deberían ir encaminados siempre en terminar la relación con el proveedor, es decir, en devolver el bien y solicitar que el proveedor de la misma manera entregue al consumidor la suma de dinero recibida en concepto de compra del bien. 

En principio debería intentarse reparar el producto, salvo en aquellos casos extremos o cuando se trate de vicios ocultos, pues en este caso particular estaríamos ante una forma de engañar al consumidor, quien adquiere  el bien pensando en su calidad y características particulares.

No es costumbre en Nicaragua, ni que el proveedor resuelva satisfactoriamente los reclamos, ni que el consumidor asuma una postura negociadora, no se aprovecha la conciliación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus