• Sept. 6, 2015, 7:02 p.m.

El desarrollo urbano del siglo XXI se enfrenta a una disyuntiva con la que las generaciones anteriores no pensaban con demasiada frecuencia: ¿Deben nuestras ciudades expandirse cada vez más para albergar a un número creciente de habitantes o, por el contrario, deben crecer preferiblemente hacia arriba para volverse cada vez más compactas y albergar a sus nuevos pobladores dentro de los mismos límites?

Los críticos del modelo expansionista señalan que el expandir la huella urbana supone un impacto económico y ambiental demasiado alto, ya que requiere invertir en infraestructura y acceso a servicios básicos como agua, alcantarillado y transporte colectivo, además de la deforestación que en muchas ocasiones supone el construir en terrenos recientemente urbanizados.

Por otra parte los críticos de la densificación urbana apuntan hacia el hacinamiento, el congestión del tránsito y el encarecimiento de la vivienda y la propiedad raíz en general como consecuencia de centros urbanos limitados a fronteras rígidas.

Pero ambos modelos presentan pros y contras, como lo explican nuestros expertos Andrés Blanco y Diego Arcia en este video.

¿Y usted qué piensa? Utilice nuesta sección de comentarios para sumarse a este, uno de los debates más intensos del urbanismo del siglo XXI.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus