• Nov. 17, 2015, media noche

Uno de los grandes retos de las personas que tienen diabetes es el de aprender a alimentarse de forma adecuada para mantener los niveles de glucosa en rangos casi normales y así evitar complicaciones a nivel de distintos órganos.

Cuando se tiene diabetes, NO se debe consumir azúcar o comer cualquier alimento que lo contenga, pues no se procesa y se desencadenarán procesos anormales que pueden afectar.

El control adecuado de la diabetes implica consumir los alimentos y las bebidas simples o usar algún sustituto de azúcar que aporte el sabor dulce sin tener ningún efecto metabólico (se deben usar con moderación), y conocer los nutrientes que consumimos para determinar si son adecuados o  no.

Cuando compres algún producto debes revisar su empaque, ingredientes y etiqueta nutricional para saber si se puede consumir.

Un producto que dice SIN AZÚCAR AÑADIDO, no tiene azúcar pero puede tener cualquier otro endulzante que no sea apropiado. Si dice REDUCIDO EN AZÚCAR O BAJO AZÚCAR, indica que tiene por lo menos 25% menos de azúcar que el producto habitual y menos de 5 gramos de azúcar por porción (1 cucharadita de azúcar son 5 gramos); sin embargo, puede ser alto en otro tipo de carbohidratos. Si el producto dice SUGAR FREE O LIBRE DE AZÚCAR, tiene menos de 0.5 gramos de azúcar por porción y debemos entonces saber cuáles son sus otros componentes. UN PRODUCTO LIGHT O LITE O DIET está reducido en algún elemento que puede ser color, sabor, nivel de grasa o de azúcar; no obstante, no sabemos si es necesariamente libre de grasa, sal o azúcar. 

Es importante revisar la lista de ingredientes de los productos que consumamos; estos ingredientes se enlistan en orden de la cantidad usada en el producto. Si dice tener glucosa, dextrosa, fructosa, sucrosa o jarabe de maíz, una persona con diabetes debe evitarlo.

De igual forma, si un producto menciona tener grasa hidrogenada, esto equivale a grasas trans que son nocivas para el aparato cardiovascular y, por tanto, no debe consumirse para evitar alteraciones a nivel del colesterol y el depósito de grasa en la pared arterial.

El otro aspecto que debe revisarse en la etiqueta es donde menciona la cantidad de carbohidratos; estos están divididos en los azúcares, otros carbohidratos y fibra dietética. Estos carbohidratos son difíciles de procesar cuando se tiene diabetes, por tanto, vigilar su cantidad es necesario. La fibra debe estar por encima de 5 gramos (es lo ideal), para que así el alimento sea de absorción lenta y eleve menos el azúcar en la sangre. 

Una porción de carbohidratos tiene 15 gramos y  se debe conocer cuántas porciones deben consumirse por tiempo de comida para mantener el equilibrio.  La alimentación es un pilar fundamental para el control de los niveles de glucosa, por tanto, es necesario saber la composición y combinación adecuada de lo que se consume para tener mayor control. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus