• Nov. 30, 2015, 10:05 a.m.

Son temas diferentes y, sin embargo, íntimamente conectados, pues la falta de ética empresarial puede conducir a la responsabilidad penal y civil de la empresa, ya sea individual o tome la forma de sociedad anónima, de responsabilidad limitada, cooperativa, civil o cualquier otro carácter. La empresa está integrada por personas naturales que actúan con ánimo de lucro dentro del giro de la empresa y como tales sujetas a los aciertos y errores en su desempeño. Es importante estimularla y protegerla para el buen desarrollo económico y social del país. Esto obliga a la empresa a emprender un comportamiento ético en sus actividades. La ética empresarial principia a tomar auge en el siglo que corre a raíz de las escandalosas y peligrosas acciones fraudulentas de muchas empresas de los EE.UU., lo que dio lugar a una gran desconfianza de los consumidores hacia el mundo empresarial. Este movimiento goza actualmente de simpatía y se extiende hacia el sur del continente. La ética empresarial exige honesto comportamiento en la superación cultural, económica y de calidad de vida de sus empleados y trabajadores, el decidido combate a la corrupción, rechazar la discriminación, proteger el ambiente, colaborar con la comunidad en las obras sociales y desarrollo económico y cultural, sinceridad y seriedad en la calidad, cantidad y fines de los bienes y servicios que ofrece al consumidor, cumplir exactamente con las obligaciones contraídas, abstenerse de prácticas anticompetitivas, competencia desleal, autorizar concentraciones y mantener un ambiente de confianza en la comunidad a la que sirven. Para tal efecto, se aconseja la creación de un Código de Ética Empresarial y un Comité de Vigilancia de su Cumplimiento. En el principio general del derecho de la buena fe, vive y se desarrolla la ética y la moral. Es un principio que está contemplado en muchas disposiciones de nuestro Código Civil, principalmente en la contratación, la cual debe celebrarse y ejecutarse de buena fe. El ilustre profesor Georges Ripert impulsa la aplicación de la Regla Moral de las Obligaciones en un libro que lleva este nombre. Por tal razón, podemos sostener que la ética empresarial está contemplada en nuestro ordenamiento jurídico, aunque en pañales. Así como se le exige a la empresa cumplimientos rigurosos de sus obligaciones, también debe protegérsele, pues es creadora de riquezas y empleos.  Ya en Europa y Latinoamérica, los códigos penales, leyes impositivas, comerciales y civiles, principian a castigar rigurosamente a los ejecutivos y empleados de las personas jurídicas (sociedades), por los delitos cometidos. En un principio las personas jurídicas estaban cubiertas por una muralla de impunidad, porque un sector doctrinal y ciertos códigos y leyes consideraban que no cometían delitos, pues no sienten y ni razonan, tesis hoy superada, se les castiga suspendiendo o cancelando su personalidad jurídica, imponiéndole multa, sin perjuicio de los daños y perjuicios que pudieren haber causado. El empresario comienza a tomar conciencia rápidamente de esta situación y se prepara para afrontarla con diligencia y honestidad, mediante reformas orgánicas internas y gerenciales. Así se puede lograr la confianza del inversionista, de la comunidad y de los adquirentes de bienes y servicios. Para todos estos se requiere de capacidad gerencial y orden, alimentada de una orientación del derecho que pueda sugerirle: ¡Pare! ¡Peligro!, seguida de la asesoría jurídica. El cumplimiento de las leyes por el empresario contribuye al fortalecimiento del Estado de Derecho, ejemplo que trasciende al poder del Estado y a la comunidad. Continuaremos con el tema en forma concreta y práctica. Haré una breve exposición de la necesidad de un nuevo Código de Comercio, las figuras contractuales más importantes de esta materia, nominadas (reguladas normativamente) y las innominadas) no reguladas normativamente), producto del genio creador de las personas, frente a la necesidad de formas nuevas de contratación. Así lo exige el comercio interno y global, la tecnología y la ciencia contemporánea. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus