• Dic. 1, 2015, media noche

¿Quién causa tanta alegría? Llegaron las Purísimas con toda su alegría a rescatar parte de las costumbres de nuestro país y traen consigo comida típica a la que es difícil resistirse.

Desde ahora comenzamos a estar expuestos a grandes cantidades de platillos típicos y calorías extras, así que tendremos que ser inteligentes y hábiles para evitar los excesos y no lamentar en enero alteraciones en el peso y en la salud como consecuencia del desorden decembrino. 

Revisa atentamente estos consejos:

Moderación: Este es un principio bastante útil a la hora de querer disfrutar de algunos “extras” en nuestra alimentación sin tener grandes consecuencias. El adagio popular “una vez al año no hace daño” tiene bastante razón, solo que también tenemos que controlar la frecuencia de los extras y la cantidad de las mismas. Pequeñas cantidades y frecuencia limitada es un buen objetivo.

Una de cal y otra de arena: En esta época la compensación tiene que existir, recordemos que todas las calorías cuentan, por tanto es necesario quitar algunos alimentos o ahorrarnos unas calorías por un lado para disfrutar de otras por el otro.  Por ejemplo, comienza a consumir agua con las comidas, evita la crema y las frituras para tener un margen de calorías que te permita  tener algunos extras en otro momento.

Merienda o tiempo fuerte: En las Purísimas lo que reparten es variable, algunas cosas pueden consumirse como parte de las meriendas (frutas, cajetas) pero otras debemos contarlas como parte de un tiempo más fuerte (nacatamal, arroz a la valenciana, vigorón, etc). Es necesario que comamos con conciencia para ir organizando lo que consumimos dentro de nuestra alimentación diaria sin incrementar de forma exagerada las calorías que consumimos.

Escoge lo natural y tradicional: Esta es una fiesta para rescatar lo mejor de lo nuestro, por tanto preferir las frutas en miel, cajetas, limones dulces, bananos, bien me sabe, gofios es prioritario antes que consumir lo que viene embotellado o en paquetitos como chips y chiverías.

Vasos pequeños: La chicha y el cacao son bebidas tradicionales en esta época y también son muy dulces por tanto consúmelas en vasos pequeños con mucho hielo. Solo la cantidad suficiente para quitarte el antojo y no excederte.

Las frutas primero: Disfruta del limón dulce como fuente de vitamina C y pocas calorías, el banano úsalo como fuente de potasio y además la caña como un deleite azucarado natural  de tradición. 

1 o 2 cajetas: Esta es la cantidad que podemos disfrutar y no tiene que ser en todos los rezos. Tanto las cajetas como las frutas en miel son más sanas que otros postres que aparte de fruta y azúcar tienen cremas, quesos y grasa por doquier.

Cuando de salud se trata, implementar algunas medidas para disfrutar con moderación y de forma saludable la comida típica de la época es cuestión de decisión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus