• Dic. 22, 2015, media noche

¡Ahora sí tenemos bien cerca las fiestas de navidad! a lo largo de este mes les he compartido consejos para saber cuáles son las boquitas más livianas y la manera de ahorrar un poco de calorías en estas fiestas de Navidad y Fin de Año.

Aprovecho esta ocasión para recordarles que para evitar lamentos en el mes de enero es adecuado ver de qué manera compensamos un poco el exceso calórico que las fiestas nos ofrecen y creo que NO es conveniente “tirarse por la calle del medio”.

Debés mantener un  balance de calorías, es decir que no consumás más calorías de las que podés gastar. Además que las calorías son calorías y hacen su efecto acumulativo independientemente de donde vengan, por esto es necesario vigilar todo alimento o bebida que vayamos a consumir.

Quiero hablar de las bebidas que consumiremos en estos días, siempre nos preocupa lo que comemos pero ¡OJO! Lo que tomamos también cuenta.

Recordá:

El agua sigue siendo ideal, además si querés un poco de burbujeo podés optar por la soda blanca o con rodajas de limón. A mi me gusta colocarle un poco de alguna gaseosa para teñirla y medio darle sabor, queda súper.

Evita el exceso de bebidas gaseosas o bebidas previamente endulzadas, todas estas bebidas aportan alrededor de 10 a 12 cucharaditas de azúcar y estas  son calorías extras que no valen la pena.

Recordá que existen las bebidas light que no aportan calorías, aunque no es sano abusar de su consumo ni de las light ni de las normales.

Una buena estrategia es alternar entre agua o soda con limón y las bebidas alcoholicas, culturalmente en las fiestas debemos tener un vaso en la mano la mayor parte del tiempo, esto no significa que sea un vaso que lleve bebidas calóricas.

Consumí bebidas alcohólicas de forma moderada. ¿Sabés a que me refiero? 2 a 3 cervezas, copas de vino o tragos de una onza una vez al día, no más de cinco veces por semana y sin acumularlos o anticiparlos, quiere decir que si hoy no tomaste mañana evitá consumir el doble o al contrario hoy no tomés la cantidad de toda la semana. Este consumo moderado y saludable te permite ingerir menos calorías y no agredís tu cuerpo. El consumo desmedido y exagerado te hace consumir más calorías y tenés más riesgo de lesionar tu organismo.

Recordá que es mucho más sano consumir 120 calorías de una botella de cerveza que ingerir 200 a 250 calorías de cualquier otra bebida alcohólica que vaya combinada con alguna bebida dulce, jugo, sirope o mix. Todo lo anterior endulza el paladar, pero es un reventón de calorías y si multiplicas las cantidades ingerís calorías de más. Además que no recibís los beneficios de los antioxidantes y vitaminas que las “ chelitas” ofrecen

Organizá tu estrategia de Navidad y cubrí todos los frentes, mantené bajo control las calorías etílicas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus