• Ene. 12, 2016, media noche

Un menú consiste en crear un listado de comidas en forma de horario que permita satisfacer las necesidades de cada uno y, por supuesto, de la familia.

Personalmente encuentro útil la realización de menús, por eso quiero compartir las ventajas de implementarlos y algunos consejos para realizarlos. La mayor ventaja es mi tranquilidad, pues me desentiendo de estar dirigiendo qué se va a comer día a día, pues queda establecido desde el inicio de la semana. 

Desde que implementé el uso de los menús en mi hogar los gastos han sido menos, ya que solo compro lo que hay en este y, por tanto, dejo de llevar alimentos que no voy a utilizar. Por otra parte no hay desperdicio, pues se cocina lo preciso y ni sobra ni falta.

La otra ventaja grande es que hay chance de planificar con variedad, de manera, que no se repitan opciones y que se incluyan platillos que de pronto dejamos a un lado y resuelven en un momento dado.

Lo importante es sacar el tiempo para hacerlos, te preguntás: ¿por dónde empezar? Primero, realizá una lista con todo lo que se come en casa, ordenando en categorías según el tiempo de comida (desayunos, almuerzos y cenas) y otra lista con formas de preparación de los huevos, arroces, papas, carnes, pollos, pescados, etcétera. Esto le dará variedad a tus menús. 

A mí me resultó compartir con mi familia lo de esta organización, pues les di la oportunidad de sugerir lo que preferían y así todo el mundo se sintió escuchado, habiendo más tolerancia a la variedad y a lo que no les encanta. Para los niños que están desarrollando una forma de comer y nuevos hábitos es muy útil, ya que desarrollan distintos gustos por las comidas. No es adecuado convertir la casa en un hotel donde a cada uno se le prepara lo que quiere; esto limita desarrollar tolerancia a la frustración (que es muy importante) y además a ampliar las opciones de lo que comen.

Con el listado de comidas se van organizando y buscando variedad: algunos desayunos con frutas y cereales; otros con gallopinto, tortilla y huevo o queso; algunos con sándwich, el fin de semana unos antojitos como huevos rancheros o pancakes.

De igual manera se varían las carnes, algunos días pollo, otros carne, pescado o cerdo; la forma de preparación se varía y así se combinan las diferentes recetas.

Algunas cenas frías como ensaladas, otras con sopas, las repochetas a la plancha infaltables y ¿por qué no?: un gallopinto de vez en cuando.

Comenzá este año organizando tus opciones de comida y las de tu familia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus