• Abr. 25, 2016, 10:34 a.m.

El entorno en que muchas personas se han desarrollado se caracteriza por una tendencia insana, que induce a enfocar la atención en lo negativo, sea ello real o imaginario, en hilvanar consecuencias fatales a partir de hechos, por lo general sobredimensionados, haciéndoles perder de vista uno de los principales motivadores para luchar y seguir adelante que son las razones para vivir y la esperanza.

A veces pareciera que no se le asigna importancia a lo positivo, lo que está bien, los acontecimientos que pueden significar el logro de beneficios personales, familiares o sociales. No se entrena a las personas para poner los ojos en el lado bueno de las cosas que les suceden, las que a su vez se convierten en aprendizajes que contribuyen a crecer en todas las áreas de la vida, y les convierten en personas emocionalmente sólidas, conscientes de que la vida es de subidas y bajadas, de éxitos y fracasos de todo calibre, que hay que estar preparados para enfrentar dificultades, resolverlas, superarlas y seguir adelante.  

Creo firmemente que si se toma conciencia de que la vida es sencilla si uno se aleja de la perfección y/o de la mediocridad. Que hemos llegado a creer que el éxito y la felicidad están estrechamente vinculados a las riquezas materiales, al glamour propio de la moda y del espectáculo, entonces se pierde de vista que el mayor tesoro que tenemos es la vida misma, que cada amanecer es un nuevo nacimiento, y principalmente que tenemos un Dios omnipotente, omnisciente y omnipresente, que está disponible para nosotros 24 horas, 7 días a la semana.

La Biblia en Romanos 8:28 dice: "Todo lo que sucede a los que amamos a Dios ayuda para bien, si es conforme a su propósito". Esta palabra es poderosa, y debiera grabarse en la mente de toda persona para utilizarla y tener capacidad de afrontamiento ante las dificultades.

Amiga, amigo, hay que mantener una actitud positiva. Todos los acontecimientos que se dan en su derredor, que tienen que ver con usted, procéselos de tal manera que generen emociones positivas, sean de alegría o de confianza etc.. y no de tristeza con todas sus consecuencias. Aférrese a Romanos 8:28.  Habrá quienes hasta se puedan burlar, argumentando que esto es infantil, pero le afirmo que millones de personas lo hemos probado y nos ha funcionado.

Amigo, amiga, siempre hay razones para vivir, nunca pierda de vista que la vida es corta y hay que aprovecharla al máximo. Dios le hizo para grandes proyectos, lo que a ustedes les corresponde es ir hacia adelante. Usted, y solo usted,  tiene la tarea y responsabilidad de lograr que su vida sea extraordinaria.

Amiga, amigo, si usted está pasando por situaciones que le generen desesperanza, dolor, lágrimas, le invito a tomarse de la mano de Jesús, a entregarle sus cargas y aflicciones, en Mateo 11:28 Él le dice: vengan a mí, quienes están cansados y cargados, y yo les haré descansar. Clámelo en la intimidad. Pídale que le revele el propósito para su vida, que le dé razones para vivir. Ud. verá cómo poco a poco él se manifiesta y todas sus peticiones se irán cumpliendo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus