• Jul. 18, 2008, 2:09 p.m.
Es sencillamente incomprensible que el señor Ortega, desde su pulpito presidencial haya elegido un nuevo demonio a quien  combatir quijotescamente como son las micro financieras.

Poniéndome en sus zapatos para entenderlo mejor yo comprendería su "odio" hacia los banqueros a los que dice no acompañar en sus fiestas aunque por eso no le celebren su "democracia".  Los banqueros serían después de todo gestores de millones de dólares, andan de saco y corbata, no financian al agro por su riesgo y son bien conservadores, más bien tímidos con sus inversiones. Sin embargo, sorpresa de sorpresas a todos ellos los perdonaron y les sacaron de las lista de los 43 acusados por los CENIS.

Lo que es incomprensible entonces es esa posición en contra de las microfinancieras. ¿Sabe Daniel Ortega que los dirigentes de éstas micro financieras son gente del pueblo? Conoce él una sola familia del "gran capital" que maneje una microfinanciera? NO, porque no existe tal relación. Las microfinancieras nacieron de ONGs que han recibido fondos de países europeos y Norteamérica bien intencionadas. Digo bien intencionadas porque si yo manejara fondos de inversión del primer mundo no los enviaría nunca a un país con el riesgo político que tiene Nicaragua bajo Ortega.

Qué cuestan más que los bancos? ¡Claro! Las microfinancieras no captan depósitos del pueblo, ¿por consiguiente no tienen riesgo de dejar quebrados a sus depositantes? Su fuente de fondos son Organismos Internacionales que inspirados en el crédito solidario de el Premio Nobel de la Paz doctor Muhammad Yunus, fundador de la Bca Grameen en Bangladesh,  han sacado a millones de microempresarios de la pobreza.

A Ortega se le olvida que en ocasiones anteriores en reuniones de alto nivel ya se le explicó que las microfinancieras cobran mas por el alto costo de su fondeo y por qué administrar esas carteras de miles de pequeños préstamos cuesta más por su intensivo costo en empleomanía.  Hay que ir hasta en burro a las montanas a visitar a los clientes y atender sus necesidades. El riesgo país, ¿constantemente elevado por las insultos de Ortega? Apoyando conflictos extranjeros mantendrá aún más caro ese financiamiento.

AlbaCaruna no podrá jamás llenar el vacío que podría dejar la quiebra de toda la industria micro finanzas. Entonces señor Ortega, ¿por qué se pelea con un sector que le está haciendo el trabajo a usted y los banqueros? Qué sentido tiene sabotear una industria que crea empleo y desarrollo económico, precisamente, en los sectores más desposeídos del País? ¿Está usted loco?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus