• Jul. 23, 2008, 9:29 a.m.
Hace dos milenios, decía el Maestro Jesús: "Pedís y no recibís, porque pedís mal…". En otro célebre pasaje bíblico, el Nazareno declara de manera tajante: "Os digo que cualquiera que diga a este monte *Quítate y échate en el mar*, y no dude en su corazón, lo que diga le será hecho. Por tanto, *os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá".

Estas lapidarias sentencias del Cristo nos hacen preguntarnos: *¿por qué nuestra oración es a veces eficaz y a veces no?* Cuando elevamos nuestras plegarias al Ser Superior, ¿*existe alguna manera idónea de hacerlo*? O para decirlo con palabras modernas, ¿*existe una tecnología o ciencia particular de la oración*?

La oración científica: una tecnología espiritual con milenios de antigüedad. La expresión *oración científica* parecerá a algunos un sin sentido. No obstante, ha sido utilizada por diversos autores en el curso de los últimos dos siglos.

A principios del siglo XX, el pensador norteamericano Emmett Fox afirmaba que "la oración científica te hará, tarde o temprano apto para salir tú mismo, o para sacar a otros, de cualquier dificultad existente sobre la faz de la tierra. Es la llave de oro de la armonía y de la felicidad. Todo lo que tienes que hacer es esto: dejar de pensar en la dificultad, y en su lugar pensar en Dios. No hay diferencia en la clase de dificultad que sea, puede ser grande o pequeña, pero sea lo que fuere,
simplemente deja de pensar en ello y en su lugar piensa en Dios".

A mediados del siglo pasado, para la entrañable escritora venezolana Conny Méndez, la oración científica implicaba que "si tú logras elevar tu pensamiento suficientemente en altura, el problema se resolverá él mismo. En realidad ése es tu único roblema: el de elevar tu pensamiento. Tanto más "difícil" sea el problema, lo cual significa que tanto más enterrado esté en
tu subconsciente ese concepto, más elevada tendrás que llevar tu conciencia". Concuerda nuestra afable paisana con el  egendario físico judeo-alemán Albert Einstein: "no podemos resolver un problema con el mismo nivel de pensamiento que lo creó".

En la novena década del siglo XX, el antropólogo estadounidense Greg Bradden, en su libro *El Efecto Isaías*, señalaba: "hay una poderosa relación entre lo que pasa en nuestro mundo interior de sentimientos y las condiciones del mundo que nos rodea. Experimentos recientes en la física cuántica lo demuestran. Nuestro mundo exterior de acción refleja nuestro mundo interior de sentimientos: *esto se materializa sintiendo nuestras plegarias como si ya hubiesen sido respondidas*. Cuando sentimos anticipada gratitud con respecto al cumplimiento de nuestras oraciones, atraemos nuevas posibilidades en nuestras vidas".

Prosigue Bradden: "los resultados de nuestra vida se engranan perfectamente con los sentimientos que experimentamos; sólo así entendemos lo que ocurre cuando nuestras oraciones no son respondidas. Cuando oramos para sanar nuestro cuerpo o nuestras relaciones, mientras experimentamos enojo, celos o furia, ¿nos sorprende ver que esas nocivas emociones se reflejen en
enfermedades y perturbadas relaciones de familia, escuela y trabajo?".

Orar para desarrollar el libre albedrío y permanecer en el presente. Si nuestras circunstancias externas están determinadas por nuestro mundo interno, entonces la oración puede convertirse en una potente herramienta para desarrollar el libre albedrío. ¿Podemos afirmar que tenemos libre albedrío mientras estemos limitados por esos condicionamientos entales adquiridos en el pasado,  por esas emociones negativas que sabotean nuestras iniciativas y nos impiden desarrollar una intimidad cada vez más profunda con Dios?

Dios –vale decir, la realidad trascendente o Yo superior- *es perfecto en el tiempo presente*. Al respecto, dice la ya citada Conny Méndez: "No tiene defectos. No existe en Él la muerte, ni la enfermedad, ni la pobreza, ni la lucha, ni la guerra, ni lo feo, ni lo malo". Sólo orando con este potente sentimiento de certidumbre, podremos despertar a Su imagen y semejanza, y
recibir los infinitos dones que nos depara Su realidad.

En la irrealidad del miedo –lejos, muy lejos de la confianza que nos confiere el libre albedrío- nuestras oraciones son petardos inútiles que estallan en la hueca estridencia de la pérdida y la derrota. En nuestro caso, se nos enseñó desde niños a dirigir nuestras plegarias a Dios; no obstante, con el tiempo, dejamos de sintonizarnos emocionalmente con esos
inspiradores versos de infancia para entonarlos de manera mecánica y ritualista, o peor aún, olvidarlos. En ese momento, nuestras plegarias –si es que nos tomábamos la molestia de proferirlas- se tornaron absolutamente
ineficaces.

La oración científica que nos armoniza con el Ser Supremo es de índole estrictamente personal. No importa si oramos en la soledad de una ermita o en la muchedumbre de una adoración colectiva: lo relevante es que, en nuestro fuero interno, elevemos nuestro nivel de pensamiento y conciencia para generar una oración que esté en armonía con esa realidad trascendente
que sólo puede ser develada por el Poder Superior en el instante santo del tiempo presente.

Desarrollando nuestra particular manera de orar. Desarrollar nuestra manera particular de orar –única, inimitable e irrepetible- implicará una búsqueda que nos llevará por los más diversos caminos psicológicos. Abarca un abanico de posibilidades tales como la voraz lectura de libros, contemplar las maravillas de la naturaleza, encerrarse en la inefable quietud de nuestro cuarto o asistir a las más diversas iglesias los grupos de sanación. Se trata, en última instancia, de hallar las vías idóneas para experimentar una profunda sensación de intimidad con Dios, ya que en Su Divinidad radica la nuestra.

Orar nos libera de las culpas pasadas y de los miedos al porvenir, requerimiento indispensable para experimentar esa libertad financiera,laboral, emocional, material y espiritual que eleva exponencialmente nuestra calidad de vida. Nuestra voluntad como individuos o sociedades no es ser prisioneros del miedo. Liberados de los condicionamientos de la mente, nuestra voluntad –que se hace una con la del Ser Superior- no tiene límites.

Nuestro planeta, hermoso lucero que acuna el milagro de la existencia, aguarda con impaciencia la libertad y la paz que le otorgaremos cuando cada uno de nosotros reconozca que tiene el poder de transformarse a sí mismo y a su entorno a través de la ciencia sanadora de la oración.

*entiempopresente2@gmail.com



Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus