• Jul. 12, 2017, media noche

¿Será que la víspera de mis cincuenta años y los veinticinco de mi hijo mayor me han traído pensamientos más frecuentes sobre las futuras esposas de mis hijos? tenemos tres hijos, todos varones. Tal vez la raíz de mi inquietud sea temor a que ellos no tomen en consideración lo que verdaderamente importa, a la hora de escoger a la persona con la que van a pasar el resto de tu vida. 

Cuando uno está de novio difícilmente vemos más allá de nuestras narices; y son los pequeños detalles cotidianos que tienen que ver con nuestros valores o falta de ellos, y que cuando se acaba el “enamoramiento” se convierten en focos importantes de conflicto. Hace un tiempo, uno de nuestros hijos nos contó que su novia se ponía furiosa con él cuando llegaban a un lugar, y el abría la puerta y permitía que las personas que iban saliendo pasaran primero. En esa oportunidad, mi esposo le dijo que él estaba actuando correctamente, que era educación básica, pero más importante, que esos detalles ayudaban a leer el corazón de las personas.

Pienso que las mamás tenemos una gran responsabilidad de aconsejar a nuestros hijos en esta área de sus vidas, pero tenemos que hilar fino para actuar con prudencia y no provocar un efecto contrario al momento de hacerlo. 

Si bien con mis tres hijos he tenido buena comunicación, y de hecho “el departamento novias” ha sido más mío que de mi esposo por preferencia de ellos, hasta hoy no creo que haya tenido una conversación profunda al respecto, pero creo que ya es hora. Sin embargo, he estado dándole vuelta al asunto, para ver cómo entrarle al tema con sabiduría, porque lo último que quiero es mandarles mensajes negativos, de mamá posesiva, ni mucho menos. 

A continuación lo que quisiera decirles: 

La mujer que escojan como esposa…
1. Amará a Dios primero para que pueda amarlos incondicionalmente.
2. Compartirá sus mismos valores.
3. Se querrá a sí misma y se dará a respetar
4. Los respetará.
5. Aportará cosas positivas a sus vidas; será alguien cuyas cualidades complementen las de ustedes y cuyos defectos no empeoren los suyos.
6. Estará dispuesta a luchar por la relación y eventualmente por su familia.
7. Compartirá sus sueños y sus metas.
8. Estará orgullosa de sus logros y los apoyará en sus fracasos.
9. Los aconsejará con sabiduría, no impondrá su propia opinión.
10. Buscará soluciones, no provocará problemas.
11. Respetará a sus padres y a los de ustedes.

Hay un principio que dice: “Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme (ama) al Señor es digna de alabanza.” Proverbio 31:30
La atracción sexual y el enamoramiento son momentáneos, cuando esas cosas pasan a otro plano, lo que queda es la sustancia, son los valores, es el corazón. Las oraciones de las mamás son poderosas; desde ya estoy orando por esas tres mujeres que Dios tiene preparadas para mis muchachos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus