• Ago. 23, 2017, media noche

Hola mi gente fitness!

Hablemos de las grasas o lípidos. Estos son alimentos muy energéticos y tu organismo los necesita para poder funcionar correctamente. Facilitan la absorción de las vitaminas A, D, E y K, y son esenciales para tus músculos, cerebro, piel, cabello, así como para las defensas inmunológicas y para la estructura celular. Sin embargo, cuando son ingeridos en exceso, te hacen engordar y elevan los niveles de colesterol. Estudios realizados defienden que el consumo excesivo de grasas puede estar asociado con algunos tipos de cáncer. 

Los lípidos están presentes en tu organismo, especialmente en el sistema nervioso y el cerebro; el colesterol es un constituyente muy importante de muchos tejidos y fluidos de tu cuerpo, participa en la formación de las hormonas sexuales y de los ácidos biliares. Cuando existen niveles elevados de colesterol, este se deposita en las paredes de las arterias, formando placas que constituyen la aterosclerosis. Si esto sucede en las arterias cardiacas, provocará una deficiencia de flujo de sangre en el corazón y ocasionará problemas coronarios, como la angina de pecho o el infarto. También aumentará los riegos de que pueda sucederte un accidente cerebro vascular.

Cada uno de nosotros debe ingerir, diariamente, una cantidad de grasas proporcional a nuestro peso y  exigencias energéticas diarias.

Los lípidos o grasas aportan, por cada gramo, 9 calorías.

Para que los ácidos grasos sean movilizados desde los adipocitos hasta las células, se requiere de energía como una actividad de cardio de más de 30 minutos, porque estos deben primero atravesar la mitocondria y entrar a estas, para luego transformarse en energía. Como los ácidos grasos son grandes, necesitarán un transportador para entrar a la mitocondria, este transportador se llama L-carnitina.

La L-carnitina es una sustancia que ayudará a tu cuerpo a convertir la grasa en energía y actuará como antioxidante, combatiendo las partículas dañinas, conocidas como radicales libres, los cuales dañan las células y alteran el ADN. Los antioxidantes pueden neutralizar a los radicales libres reduciendo los daños que originan, cuanta más cantidad de L-carnitina haya disponible en tu organismo mayor capacidad vas a tener de metabolizar los lípidos, obteniendo una gran cantidad de energía inagotable para realizar tu entrenamiento diario. Esta sustancia la podés incorporar a través de una alimentación que incluya carnes, trigo, espárragos, berenjena,  aguacate y  mantequilla de maní o en forma de suplementos. Se deben evitar los suplementos que contengan D-carnitina, ya que interfieren con la forma natural de L-carnitina y pueden producir efectos secundarios no deseados.

Lo que debés tener en cuenta es que tenés que realizar un entrenamiento constante y mayor a los 30 minutos para que sea beneficioso, por ejemplo, salir a correr, entrenar con pesas, crossfit, natación, yoga, pilates, zumba o realizar ciclismo.

Reducí el exceso del consumo de grasas saturadas. Haciendo estos pequeños cambios lograrás un físico atlético y obtendrás un alto rendimiento en tus entrenamientos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus