• Sept. 6, 2017, media noche

Querido lector, para distribuir riqueza, primero debemos crearla. El mayor error que podemos cometer es tratar de distribuirla antes de crearla, porque entonces destruiremos, incluso, lo poco que tenemos. Y el mayor reto que enfrentamos es mantener el balance adecuado entre la creación y la distribución de la riqueza, para no poner en peligro su generación y su crecimiento.  

Este tema es el que en el fondo abordamos cuando hablamos del crecimiento económico y cómo aumentar dicho crecimiento.  Aquí, lo importante no es poner metas, sino decir cómo hacerlo. Para abordar este tema, hoy compartiré con usted las reglas establecidas por el profesor Lester Thurow, en su obra titulada “Building wealth: the new rules for individuals, companies and nations in a knowledge-based economy”.  El doctor Thurow ha sido profesor y decano de la Sloan School of Manangement, del Massachusetts Institute of Technology (M.I.T.), una de las escuelas por las que guardo más respeto, aunque no tanto como por Yale. Pero por eso, cuando converso con alguien graduado de M.I.T., pienso tres veces lo que voy a decir delante de él.
Pues bien, según el profesor Thurow, existen 13 reglas (no seamos superticiosos), que son las siguientes:

Regla 1: Nadie se ha creado riqueza solo ahorrando.  El creador de riqueza ve oportunidades e invierte en ellas, aunque tenga que correr riesgos.  Si usted solo invierte en situaciones muy seguras (aunque en este campo nada es totalmente seguro), al final solo gozará, en el mejor de los casos, de un retiro tranquilo.  Si eso es lo que desea, este es el camino, pero nunca creará riqueza, para usted, su descendencia o la sociedad.  

Regla 2: Los empresarios exitosos están dispuestos a aceptar el autocanibalismo.  Es decir, están siempre dispuestos a destruir lo viejo aun cuando sea exitoso, para construir lo nuevo aun antes que sea exitoso.  De lo contrario, otro lo destruirá.  Esta es la “destrucción creativa” de Joseph Schumpeter.

Regla 3: Los negocios que crecen rápido y con altos márgenes de ganancias son aquellos que toman ventaja de los “desequilibrios” tecnológicos, aprovechan los desequilibrios en las etapas del desarrollo económico, como cuando el empresario de un país menos desarrollado se copia (benchmarking) de otro de un país más desarrollado, o crean desequilibrios sociológicos, desarrollando cambios en los hábitos de los consumidores, como es el caso de “Starbucks”, que transformó un “commodity” en una experiencia de vida muy especial.  Quien no identifica y se aprovecha de estos “desequilibrios”, nunca alcanzará un alto crecimiento sostenible.

Regla 4: Entender, reconocer y aceptar los límites impuestos por las debilidades estructurales de un negocio es el principio de su sabiduría.  El secreto del éxito está en encontrar “nichos” donde podamos aplicar nuestras fortalezas y donde nuestras debilidades sean irrelevantes.

Regla 5: Los agentes económicos han aprendido a operar exitosamente en economías de mercado con modestas tasas de inflación, pero no en ambientes deflacionarios, por leves que sean.  Entre una inflación y una deflación de tasas iguales, escoja el ambiente inflacionario. Si bajan los precios (no si se reduce la inflación, que es una reducción en la tasa de crecimiento de los precios) de sus productos, ¿cómo pagará sus deudas y su planilla?

Regla 6: No existen sustitutos institucionales al emprendedor individual. Es cierto que los triunfadores se vuelven ricos y poderosos, pero sin ellos las economías se vuelven pobres y débiles. Lo viejo no existiría y lo nuevo nunca nacería.
Regla 7: Toda sociedad que valora el orden sobre todas las demás cosas nunca será creativa, pero sin un nivel de orden adecuado, la creatividad también desaparece como por arte de magia.  Se requiere un balance entre el orden y el caos.  Veamos algunos ejemplos en el 2000, Rusia, China o Singapur y, en la actualidad, Corea del Norte, Venezuela o Costa Rica. ¿Cuál prefiere si no posee conexiones especiales en ninguno de estos países?

Regla 8: El retorno económico de la inversión (pública o privada) en la investigación básica es incuestionable. Pero para que esta inversión sea útil se requiere de una fuerza laboral bien educada.

Regla 9: La economía de mercado basada en el conocimiento no funciona sin un sistema que determine quién posee los derechos de propiedad intelectual. El sistema requiere de una forma clara, sencilla y rápida de poder ejercer el derecho de propiedad.       

Regla 10: Los pueblos tienen que ser educados, ya que el capital humano es más importante que los recursos naturales. La inversión en educación es fundamental, pero los padres con poca educación, normalmente, no lo ven de esta manera y ahora el precio de la inversión en educación es mayor y su rentabilidad es más incierta.  

Hoy las empresas no ofrecen una carrera de por vida a su personal y, en general, la experiencia ha perdido su valor. Por ello, aunque la educación de los niños y los jóvenes es la prioridad, la educación para adultos es crucial. Esta realidad reduce el número de personas realmente comprometidas con el futuro de largo plazo de las empresas.  Las empresas exitosas deben estar conscientes de ello y saber enfrentar esta nueva realidad.  Nosotros crecimos en un sistema educativo donde solo repetíamos como loros, pero siempre hemos creído que lo fundamental es que te enseñen a pensar y que aprendas a aprender.

Regla 11: Estar dispuestos a sacrificar algo en el presente, con el fin de obtener mucho más en el futuro.  No hay que sucumbir a la “gratificación inmediata”.  Si le interesa el tema, le recomiendo leer sobre el experimento de “La nube de azúcar”, del sicólogo Walter Mischel y aplicarlo a su descendencia.  Cuando mi abuelo nos regalaba un chelín, para que le diéramos un buen uso, siempre nos decía, “caliéntenlo antes de gastarlo”.

Regla 12: El progreso económico y el progreso ambiental son complementarios, no son adversarios.

Regla13: La suerte es necesaria.  El talento, el empuje y la perseverancia no siempre son suficientes.  

nramirezs50@hotmail.com.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus