• Oct. 16, 2017, media noche

El objetivo de una empresa es producir un bien o un servicio para lo cual utiliza trabajo y capital. Igualmente, un país puede considerarse una gran empresa que produce bienes y servicios que es el PIB, para lo cual utiliza también trabajo y capital. La rentabilidad de una empresa depende de la eficiencia al utilizar sus factores productivos. Igualmente sucede a nivel de país y su rentabilidad se mide por el crecimiento del PIB. Si el PIB crece cuatro por ciento esa es la rentabilidad del país, un reflejo de su esfuerzo y eficiencia.

Pues bien, según los economistas, para que un país progrese y eleve su nivel de vida requiere una rentabilidad continua, a un nivel que permita el logro de un bienestar también continuo. En el corto plazo, es decir con un capital dado, lo relevante es la productividad del trabajo, pero en el largo plazo, dado un período de tiempo suficiente para la reposición del capital, cobra relevancia el capital en sí, que puede ser físico y humano. Los estudios económicos han demostrado que no es el capital físico lo que genera el crecimiento sostenido, sino las modificaciones tecnológicas que se incorporan en el nuevo capital, especialmente el capital humano o sea la educación.

La educación llegó a ser el santo y seña de la sabiduría convencional. Los organismos internacionales reconocían esta sabiduría diciendo que la educación y el entrenamiento contribuyen directamente al crecimiento económico a través de sus efectos en la productividad, la rentabilidad, la movilidad del trabajo, las habilidades empresariales y la innovación tecnológica. A la luz de estas afirmaciones ha sido un shock descubrir en los modelos económicos que la respuesta del crecimiento a la enorme expansión del gasto educativo, de 1960 a la fecha ha sido decepcionante. En el fondo, todo ha dependido de los incentivos que prevalezcan en esta área. 

Qué tipos de capital necesitan más las economías? Obviamente, los que resulten en la mayor producción. Los partidarios del laissez-faire dirían que los incentivos deben ser neutrales y el Gobierno ser solo un facilitador. Entonces sería el mercado el que asigne el capital de la manera más eficiente. Sin embargo, otros economistas apoyan la idea de un Estado cuyo rol como coordinador contribuye a determinar la composición del capital. Sostienen que el avance tecnológico es un subproducto de las externalidades y el sector privado por sí solo no va a generar externalidades. Así, los defensores de una política tecnológica activa argumentan que el Estado debe participar en el fomento de determinados sectores para un rápido progreso tecnológico. Sin embargo, la enorme inversión en educación promovida por los gobiernos desde 1960 no se ha traducido en un factor explicativo del mayor crecimiento per cápita. Qué ha pasado?

Hay una serie de estudios que demuestran los pobres resultados de la educación en el producto per cápita. Se han utilizado una variedad de indicadores de escolaridad con los mismos resultados. Lo que sí se ha encontrado fue una relación positiva entre el nivel inicial de educación y el crecimiento subsiguiente de la productividad. Cuando existe un alto nivel de capital humano en sus inicios, el rendimiento de invertir en más capital humano será alto e igualmente  la productividad será también alta. Un ejemplo fue la situación desastrosa de Hamburgo después de la guerra. Onassis les dio recursos para la construcción de tanques petroleros que era toda una innovación y a los seis meses Hamburgo estaba produciendo como nunca antes, todo debido al capital humano inicial que existía. 

Una clave de por qué la educación no ha producido los resultados esperados en los países en vías de desarrollo reside en observar lo que hacen las personas educadas en estos países. En una economía con una intervención extensiva del Estado la actividad que produce la rentabilidad más alta proviene del cabildeo con el Gobierno en busca de favores. El Gobierno crea oportunidades de ganancia con sus intervenciones. Por ejemplo, en Nicaragua un área muy rentable ha sido la dolarización que es solo el resultado de políticas económicas erradas. Las personas con conocimientos ganaban más buscando obtener dólares oficiales con tipos de cambio totalmente desequilibrados. Actualmente es el área de mayor rentabilidad en Venezuela. La gente educada prefiere dedicarse a actividades redistributivas en vez de las productivas. Una pieza de evidencia aunque humorística es que las economías con muchos abogados tienen menor crecimiento económico que las que poseen más ingenieros.

Otro punto a destacar es que los programas de educación primaria universal no crean por sí mismos los incentivos para que los alumnos inviertan posteriormente en más educación. Lo que importa es la calidad de la educación más que la cantidad. La corrupción, los bajos salarios de los maestros, el gasto en textos escolares con sesgo político en vez de científico y por lo mismo de baja calidad técnica, la infraestructura escolar ya depreciada, son obstáculos que destruyen los incentivos. Este es el problema de los complementos. La persona que estudia Medicina puede ser un profesional muy bueno pero sin el apoyo de enfermeras eficientes, de anestesistas de calidad, de medicamentos garantizados por una buena marca difícilmente va a producir buenos resultados.

Este aspecto es de la mayor relevancia. La situación descrita solo produce rendimientos decrecientes. Lo que se requiere es que la calidad sea generalizada con profesores de calidad, infraestructura educativa calificada, implementos escolares competitivos a nivel internacional; esto garantiza rendimientos crecientes. Cuando la persona o la familia decide invertir en su futuro con la educación tienen que evaluar la rentabilidad futura de su inversión. Lo que se demanda es una rentabilidad requerida mínima; si esta es superior a la rentabilidad promedio se hace la inversión, caso contrario se invierte en otras áreas que resultan improductivas en términos sociales. La rentabilidad mínima requerida depende de los complementos mencionados. La calidad de los complementos es lo que causa los círculos virtuosos y los círculos viciosos en el crecimiento económico. Las personas responden a los incentivos, como se ha dicho muchas veces si los incentivos van a la piratería estaremos construyendo una sociedad de piratas. 

Desmintamos la aseveración de Groucho Marx de que la política es el arte de buscar los problemas, identificarlos, maldiagnosticarlos y después aplicar los remedios equivocados. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus