• Oct. 18, 2017, media noche

Tenemos tres hijos varones. Cada uno con su propia personalidad y extremas diferencias. De temperamentos variados y con voluntad firme. Cada uno tiene un poco de nosotros, pero ninguno es totalmente igual, por lo tanto, criarlos no ha sido tarea fácil. Confieso que esperé con cierto temor los años de adolescencia, aunque según yo, como son  varones no tendría que lidiar con hormonas ni cambios de humor... ¡qué equivocada estaba! 

Nuestros hijos eran lindos, amorosos, divertidos, bastante obedientes, pero cuando llegaron a la adolescencia se convirtieron en extraterrestres. Malhumorados, retadores, distantes y poco comunicativos. No puedo decir que uno fue peor que el otro, la verdad es que tuvimos nuestras situaciones con cada uno de ellos. Creo que después de todo, salimos bastante bien, pero no fue nada fácil. Buscamos toda la instrucción y sabiduría posible en libros, charlas, consejos, pero sobre todo, en oración. Entendimos que la responsabilidad de administrar correctamente los años de adolescencia de nuestros hijos era nuestra, no de ellos. 

Un día leí un artículo del Dr. James Dobson, “Las tres cosas que su hijo adolescente necesita de usted.” En él decía que la adolescencia es parecida a una nave que solo tiene espacio para una persona, donde el adolescente se monta, despega lentamente y los padres lo vemos alejarse.  En definitiva, es un momento en la vida de nuestros hijos donde, si no somos sabios, astutos y amorosos, se pueden alejar de forma peligrosa y recuperarlos puede ser muy difícil o imposible.

Hacía tres sugerencias para manejar el estrés de los años de adolescencia:

1 El aburrimiento es muy peligroso para los adolescentes activos y energéticos. Hay que mantenerlos entretenidos. A nosotros nos dio muy buen resultado promover el deporte y la música con nuestros hijos. Los tres estuvieron en un colegio académicamente demandante, pero les sobraba tiempo; entonces su papá los motivó para que se involucraran en el equipo de futbol, y participaran en las actividades culturales que promovía el colegio; que pusieran todos los talentos a trabajar. Eso sí, estábamos presentes en sus juegos y en sus presentaciones musicales. Esto es sumamente importante para estimularlos y ellos lo agradecen. 

2“No mueva el piso”. A veces entrábamos en batallas campales con nuestro adolescente, porque queríamos que se comportara como un adulto y no podía; o porque no aceptábamos que tuviera sus propios argumentos y motivos por los que hacía o dejaba de hacer algo. Creíamos que los silencios y malas contestaciones eran malacrianza, pero estábamos equivocados. Entendimos que durante este tiempo de turbulencia hay que escoger las batallas, pero sobre todo hay que aprender a identificar cuándo el comportamiento es un reflejo hormonal y anímico, y cuándo es verdaderamente malacrianza. La turbulencia se hace más suave cuando los padres actuamos con astucia, les damos amor aunque “nos caigan mal”, pero sobre todo, les dejamos saber que los entendemos y que estamos aquí cuando ellos lo necesiten. Mantener el puente de comunicación con ellos y esperar el momento correcto para conversar, es vital.

3 Se necesitan padres desesperadamente. Ya sea que en el hogar estén ambos padres, o que solo sea uno de los dos, nuestra presencia es sumamente importante, especialmente durante esos años. Para nosotros a veces era difícil poder estar para los tres en los momentos precisos, sobre todo, cuando se juntaban dos adolescentes, pero tratamos de tomarnos el tiempo para entenderlos y tenerles paciencia. Hay que estar presentes y ponerlos en ¨agenda”.

Los años de adolescencia no son fáciles, hemos tenido que enfrentar situaciones duras con nuestros hijos; hubo momentos de cansancio profundo, de mucho temor y de casi darnos por vencidos, pero nos dimos cuenta que Dios no tiene nietos. Nuestros hijos son sus hijos e independientemente de los errores que cometan, Él los ama y los protege de forma incondicional. Aprendimos que hay batallas que solo se ganan de rodillas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus