• Oct. 23, 2017, media noche

En estos días se llevó a cabo en Managua, la inauguración del nuevo estadio de béisbol. El estadio ha sido dedicado al Señor Denis Martínez, gloria del béisbol nacional e internacional. En el discurso de aceptación, el Sr. Martínez envió un mensaje motivador a la juventud, expresando que todo se puede teniendo un propósito, perseverando, superando adversidades y caídas. 

Trasmitió que todo lo logrado por él ha sido gracias a Dios, al apoyo incondicional de su esposa e hijos, poniendo de manifiesto un carácter impregnado de principios y valores, tales como humildad, gratitud, respeto, generosidad, valentía; evidenciando con sus expresiones y acciones que es un ciudadano del Reino de los Cielos.

El Reino de los Cielos no es un lugar ideal, perfecto y paradisíaco donde están los buenos, ni es un sitio físico donde algún día van personas buenas luego que hayan muerto. A decir del Doctor Myles Munroe (QEPD), el Reino no es una religión, sino que es una nación, cuya constitución es la Biblia, que recoge deberes y derechos que se interiorizan en la mente y guían las conductas de sus ciudadanos.

El Reino de los Cielos es real, se vive aquí y ahora. Munroe decía que la motivación conductora de Jesús al venir a esta tierra no era llevarnos al cielo, sino que era traer el cielo a nosotros. La pasión de Jesús era establecer el Reino de su Padre en los corazones y mentes de aquellas personas que aceptan a Jesús como su Señor y Salvador. 

Jesús a través de su Espíritu Santo inicia un proceso mediante el cual instala en el corazón de las personas amor al prójimo, gozo, paz, gratitud, paciencia, mansedumbre y dominio propio.  El proceso es paulatino, pero efectivo, y con seguridad contribuye a disminuir todo tipo de mezquindades humanas, porque el reino de los cielos es justicia, gozo, paz y sobre todo amor a Dios y al prójimo como a uno mismo.

La ciudadanía del reino se adquiere mediante el nuevo nacimiento. En 2da. de Corintios 5:17 está la clave de ese nuevo nacimiento: “De modo que quién acepta a Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

Dios quiere que vivamos ahora en su reino.  En la oración del Padre Nuestro que millones hacemos diariamente, pedimos que venga su reino; porque la promesa es que en su reino seremos prósperos, nos irá bien y tendremos larga vida. 

Cuando el Sr. Martínez deja entrever que con Dios en el corazón logró superar adversidades y levantarse en las caídas, se deduce que experimentó el nuevo nacimiento que marca un antes y un después, iniciándose ese proceso de transformación, que lo condujo a ser una persona exitosa en la vida y digna de merecer que ese majestuoso estadio lleve su nombre. 

Amiga, amigo si usted en este momento se encuentra en una situación a la cual no le encuentre salida, aprópiese del ejemplo del señor Martínez, identifique y aprópiese de propósitos, persevere y con valentía dispónganse a enfrentar y superar cualquier adversidad, y permítale a Dios que le guíe y apoye. Con Él usted lo logrará porque para Dios todo es posible. 

Queremos saber de ustedes. Les invitamos a escribirnos al correo crecetdm@gmail.com . 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus