• Oct. 30, 2017, media noche

Después de un fuerte crecimiento económico por casi tres décadas a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando el crecimiento del ingreso per cápita  promedió era más del 2.5% por año, EE.UU. mostró un crecimiento en el período 1973/1995 por debajo del 2%, hasta el boom del Internet entre 1995 y 2001 con un crecimiento per cápita del 2%. A partir de entonces, el crecimiento ha sido menor al 2%, reflejando el decaimiento de la revolución de la informática (IT).

Sobre esta evolución histórica, el profesor Robert Gordon, historiador económico de la Northwestern University, argumenta en contra del techno-optimismo que satura nuestra cultura respecto a los impactos de la revolución IT. El profesor Gordon sostiene que la IT ha demostrado ser menos importante en términos del ingreso pc que los cinco grandes inventos que la precedieron: electricidad, sanitación urbana, química-farmacéutica, el motor de combustión interna, y el sistema de comunicaciones. Así lo expone en su libro “The Rise and Fall of American Growth”.

La transformación real se dio entre 1870 y 1940, seguida por la maduración de las invenciones y el refinamiento de los detalles, todo lo cual derivó en el crecimiento de los ingresos y la difusión de la calidad de vida moderna. Después, el impulso perdió fuerza y Gordon argumenta que es permanente.

Otros economistas como N. Bloom y Ch. Jones, de Stanford University, y J. Van Reenen, del MIT, han proporcionado evidencia relevante, según The Economist, y concluido que el costo de generar nuevas ideas se ha elevado demasiado. En diferentes tipos de estudios, ellos encuentran que el número de investigadores y equipos de laboratorios ha aumentado por un factor de 23 desde 1930, mientras que la productividad de todos los factores ha tenido un largo decrecimiento desde 1940. 

The Economist sostiene que no hay que analizar solo el lado de la oferta en la ecuación de las innovaciones, sino también factores de demanda. ¿Por qué la Revolución Industrial comenzó en Inglaterra? Factores ofertistas como la educación, la habilidad técnica y derechos de propiedad sólidos explican una parte. Sin embargo, fue la demanda de innovación tecnológica ahorradora de mano de obra como consecuencia de salarios muy altos lo que presionó el cambio tecnológico. Hay un fenómeno muy marcado desde 1980 y es la caída global de los salarios. Con salarios bajos, el empresario no tiene presión alguna para sustituir trabajo por capital, lo que actúa como un desincentivo para el surgimiento de nuevas ideas. En consecuencia, tiene que haber aumentos de salarios para que funcione el lado de la demanda en la ecuación de las ideas.

Pero hay otro punto de vista y lo presenta Guy Sorman, ensayista y periodista de reconocimiento internacional. Según Sorman, el motor del crecimiento económico ha sido el surgimiento de nuevas ideas. Una idea económica es un secreto de fábrica, una marca, una fórmula, un diseño, un procedimiento. Lo que distingue las ideas de los demás factores de producción es su almacenamiento, lo que cabe en un programa de computación. Los otros factores se agotan, las ideas entre más se las utilizan se vuelven más rentables. Para que el crecimiento ininterrumpido prosiguiera, los EE. UU. debieron adoptar políticas que favorezcan el nacimiento de nuevas ideas; sin embargo, cuando se las protegen demasiado las ideas frenan su difusión. Como ejemplo se cita  el caso de James Watt, el inventor de la máquina de vapor. En 1769, Watt obtuvo del Parlamento de Londres la concesión de una patente para su invención. Watt se abstuvo de mejorar su invento durante 30 años. Los estudiosos concluyen que, durante 30 años, Watt atrasó la r
evolución industrial: las máquinas solo pudieron mejorarse cuando expiró la patente.

Para Paul Romer, el Watt contemporáneo es Bill Gates. Microsoft abusa de su monopolio, asfixia a sus competidores e impide que surjan nuevas ideas que podrían generar programas mejores que los suyos. El período más creativo de la informática se dio en Silicon Valley antes que todos los programas fueran patentados. ¿Por qué Silicon Valley le tomó la delantera al área de Boston? Porque en California los derechos de propiedad intelectual están menos protegidos que en Massachusetts. Personalidades como los grandes jugadores de futbol, los grandes deportistas o cantantes compiten a diario sin requerir patente alguna. Romer intentó sin éxito quebrar el monopolio de Microsoft, invocando el precedente de ATT: solo después que ese gigante fuera desmantelado por la justicia aparecieron la telefonía móvil, la fibra óptica e Internet.

Todo gobierno, dice Romer, tiende a proteger las empresas existentes, pero el verdadero costo de la protección es sofocar la innovación. Con esto se salva a los accionistas pero se atrofia el capital humano.

Respecto al futuro, Gordon tiende al pesimismo, el cual será dominado con toda probabilidad por el estancamiento en el estándar de vida de los estadounidenses, debido a que la ausencia del esfuerzo tecnológico será reforzada por la creciente desigualdad de ingresos y el envejecimiento de la población. En esta predicción dramática surge la preocupación acerca de las consecuencias políticas y sociales de otra generación de estancamiento o caída en los ingresos de la clase trabajadora.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus