• Nov. 7, 2017, media noche

La diabetes es una condición de salud que altera la capacidad de nuestro organismo de metabolizar y convertir en energía los carbohidratos y estos en forma de azúcar, se acumulan en la sangre causando estragos y daños a nivel de ciertos órganos.

Las frutas son carbohidratos simples, o sea una molécula sencilla que se digiere muy rápido a nivel intestinal y que eleva los niveles de glucosa en sangre rápidamente. 

Cuando se padece diabetes se debe hacer un ajuste en la alimentación y sobre todo en el consumo de todos aquellos alimentos que suben la glucosa o azúcar en la sangre, por lo cual, el consumo de frutas debe regularse.

Existe el MITO DE QUE LAS PERSONAS CON DIABETES NO PUEDEN CONSUMIR FRUTAS, esto no es real, si bien las frutas proporcionan azúcar en forma de fructosa, lo que debe tenerse en cuenta es  la cantidad o porción de fruta que se consume, la cual va a variar dependiendo de su dulzor, el momento en que se consume de acuerdo al balance con los otros alimentos que vayamos a ingerir y además  la presentación de la misma (al natural, seca o en jugo).

Una persona con diabetes debe incluir frutas en su alimentación.  Son una excelente fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, sin embargo, hay consideraciones que deben tenerse en cuenta:

Las frutas pueden acompañar el desayuno, ser merienda o postre en algunos momentos, siempre es indispensable verificar y moderar la porción sobre todo las más dulces.

Una pieza de fruta normal (1 naranja, 1 manzana, 1 pera mediana, 1 kiwi, 1 guayaba mediana), 1 taza de frutas como la papaya, piña, melón y sandía  son la cantidad indicada.

Si la papaya o la piña son de tipo hawaiano  son más dulces, por eso la porción debe reducirse a ¾ o ½ taza.

Hay frutas más dulces que pueden ingerirse ajustando el tamaño de la porción, por ejemplo 1 banano pequeño, ½  zapote, 1 níspero, 10 a 12 uvas, 1 mango maduro pequeño o ½ mediano.

Los jugos de frutas naturales son concentrados líquidos de las frutas, su aporte de azúcar es grande. Esta es la razón por la que las frutas es mejor consumirlas al natural que licuadas o exprimidas. En caso de querer algún jugo puede incluir 4 onzas del mismo y agregar agua para incrementar el volumen.

Las frutas secas como las pasas, arándanos, ciruelas, dátiles, mangos o duraznos secos tienen la fructosa bien concentrada  y por esta razón la porción es solo de 2 cucharadas.

Se debe tener mucha precaución al consumir frutas que vienen enlatadas, pues muchas de ellas están inmersas en almíbares dulces. Si escoge este tipo de frutas como opción debe vigilar que el almíbar sea libre de azúcar o que tenga edulcorante en su reemplazo.

El consumo adecuado de frutas mantiene la diabetes controlada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus