• Ago. 18, 2008, 11:06 a.m.
Cierta vez en la ruta 168 del transporte público de Managua se escuchó gritar a una jovencita  – “¿Hey alguien aquí sabe cantar?”- , nadie puso atención a la muchacha pues la gente que viajaba en el bus pensaba que se trataba de alguna persona que se encontraba en los semáforos, el bus estaba parqueado. Nuevamente la jovencita gritó –“¿Hey alguien aquí sabe cantar?”- los pasajeros quedaron buscando de dónde provenía la voz. La muchacha, unos segundos después, volvió a hacer la pregunta  – “¿Hey alguien aquí sabe cantar?… porque aquí van tocando…”

No es un chiste es una realidad
Aparte de lidiar con los amigos de lo ajeno, sobrevivir a la falta de pericia de algunos conductores de “intermortales”- autobuses-, cientos de pasajeros y especialmente mujeres, tienen que soportar los abusos de algunos hombres que se valen del lleno de los buses para tocar y manosear a su antojo.

Para los cometedores de este delito no existe hora propicia para llevar a cabo su acoso. El bus puede estar vacío y de igual manera llevan al límite su instinto. Pobre de aquella mujer que se sienta a la par de un hombre como estos, es victima fácil de su fechoría. Si no toca con su mano las piernas, toca con su codo hasta las costillas de la mujer.

Conozco de muchas quejas de universitarias que aducen sentirse manoseadas por los hombres cuando abordan una unidad de bus. Si no rozan su miembro varonil con los glúteos de la mujer tocan sus senos con el brazo. Y atrás también no se quedan los mirones. Una jovencita o señora no puede ir, por accidente, con su blusa desabotonada porque las miradas son fijas hacia sus senos. Algunos hasta se toman el atrevimiento de hacerles piropos indecorosos.

¿Qué se puede hacer  para evitar estos acosos en los buses?
Recientemente en Honduras se inauguró un transporte especial para mujeres y su objetivo principal era evitar que los tocones siguieran haciendo de las suyas en el transporte público. Las mujeres hondureñas a raíz de esto expresaron mayor satisfacción con el nuevo transporte exclusivo para ellas. Su seguridad está más respaldada al ser el chofer del automotor una mujer.

Asimismo en México existe este tipo de transporte que no es muy común, pero sí muy útil para frenar el abuso a que son sometidas muchas mujeres.

Principal operario de tocones
Las mujeres se enfrentan con enfermos sexuales que buscan a toda costa como cometer su lujuria sexual en los buses y el problema se agudiza si son seguidas cuando se bajan de las unidades.

Es hora de que el Intranma y las cooperativas de transporte urbano se preocupen por la seguridad y la integridad de la mujer en este país. Sería necesario tomar el ejemplo de México y Honduras para evitar el abuso a la mujer. Las mujeres ya no se sienten seguras en las calles y ahora para colmo en los buses, tienen que andar ojo al cristo para que ningún aberrado sexual toque a diestra y siniestra su cuerpo.

Estoy seguro que el 90 por ciento de mujeres que lean este artículo han vivido esta situación en los buses. Y no solo me refiero al transporte urbano de Managua. ¿Qué hay también con los buses interurbanos en los que ha diario viajan miles de mujeres? Al transporte interurbano también habrá que tomarlo en cuenta al momento de diseñar un transporte exclusivo para mujeres.

Es hora de darles un aliento de seguridad a nuestros conciudadanos, en especial a las mujeres.

¿Será mucho dinero invertir en un transporte exclusivo?
¿Costará mucho dinero tener un transporte público para ellas?, ¿Estarán dispuestas las mujeres a pagar un poquito más de dinero a costa de viajar tranquilas?, ¿Qué tan enterados están los reguladores de transporte público de los abusos deshonestos hacia el sexo femenino? Creo que el tema debe ser debatido y estudiado. Los resultados serán de mucho beneficio para todos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus