• Sept. 3, 2008, 11:29 a.m.
Lo confieso, tenía la gran curiosidad. Quería ver a VCP de Flavio Da Silva en un compromiso más exigente, quería también ver a Diriangén de Mauricio Cruz  “segundo capitulo", y la suerte me los puso uno ante otro en la tercera fecha del torneo de Apertura. El primero había ganado su primer partido ante un rival con un nivel bastante escaso como Bluefields y Diriangén enfrentó a dos debutantes.

Lo que quiero contarles es que tan interesante fue el match, que me sacó un montón de dudas y me permitió ver con claridad algunos otros aspectos de ambos equipos.

En primer lugar quiero aclarar que el resultado, en este caso, no dice nada. Ganó VCP 1-0, pero Mario Estrada y Rodbel Donaire pudieron haber ampliado el marcador con remate decisivo en su pie. ¿Qué hubiera dicho si el ganador del encuentro hubiese sido Diriangén? Exactamente lo mismo que les voy a decir ahora.
 
Vamos a comenzar por VCP, que es el campeón de ascenso y que, además, se trae la novedad más grande con esto de los brasileños. El primer tiempo de los chinandeganos fue espectacular, aún cuando hay que decir que, también tuvo que ver con los errores tácticos cometidos por los jugadores de Diriangén.

De cualquier manera, el sello de Da Silva fue muy evidente: presión altísima, todos trabajaron para la recuperación de la pelota, incluyendo a Jorge Reyes y con sacrificios hasta comovedores de Justo Berríos y Carlos Alonso, condujeron a esta orquesta vestida de azul sacase los tres puntos.

Es un fútbol físico, atlético, fundado sobre el despliegue: si corro más y lo hago bien, cubriré más espacios y por eso recuperaré el balón más seguido. Por encima, la presión se hace cada vez más fuerte y eso provoca que el balón se le quita al rival cada vez más cerca de su área.

Les cuento una sensación que tuve claramente: cuando llegó el gol de Cléber Limas (que va a hacer varios, no tengan dudas: tiene muy buen remate) yo lo estaba esperando hace rato, estaba seguro de que llegaría. En una palabra, era inevitable. Diriangén la sacó rebarata, por momentos fue humillado porque no podía salir de su área y lo hacía barriendo a cualquier lado, preferiblemente a la tribuna.

Reyes, en ese 4-3-3 que en realidad es 4-5-1, está a sus anchas: juega casi todas las pelotas, pivotea pero también da profundidad, en suma es lo que a él realmente le gusta, y debe ser por eso que está tan contento con la llegada del técnico brasileño.

VCP no había sufrido ningún gol en la victoria sobre Bluefields el problema fue que, en la segunda etapa, cuando ya el rendimiento físico no permitó tanto despliegue, fue imposible meter la misma presión; en segundo lugar, Diriangén le encontró la vuelta y comenzó a jugar, por su parte, mucho mejor que en la primera etapa.

Si algo hay que reprocharle a los chinandeganos, es que no supo concretizar la gran superioridad de la primera parte, un problema que parece más bien estructural: si los aleros trabajan tanto en la fase defensiva, es normal que luego lleguen pocos lúcidos en posición de gol, y así Mario Estrada queda bastante solito arriba.

Pero el equipo, y eso es lo que cuenta, está al cien por ciento con el entrenador y todos trabajaron realmente con enorme espíritu de sacrificio y dedicación. El equipo, por primera vez, sabe exactamente a que juega y todos se mueven con una precisión táctica asombrosa, seguramente hija de la obsesión geométrica del brasileño Flavio Da Silva.

Bueno, amigos, lo importante es que vamos a tener un torneo muy lindo y apasionante, de eso no tengo dudas. Es pronto para decir si el camino comenzado por estos dos equipos, protagonistas absolutos del naciente certamen, tendrá un futuro luminoso, pero si es cierto que "quien bien comienza está a la mitad de la obra", esto parece realmente bien encaminado.

Bueno, ya comienza el torneo y las suposiciones, paulatinamente, se volverán realidad. Es una aventura de la que todos seremos partícipes, larga nueve meses, que tendrá como siempre belleza, fuerza, pasión y polémica y que nos entregará materia en abundancia para nuestras charlas.


 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus