• Oct. 30, 2008, 5:02 p.m.
Una de las tradiciones que el cine norteamericano ha exportado a todo el mundo es Halloween. Su origen se remonta al 300 a.C.

En la noche del 31 de octubre los celtas rendían culto al Dios de la muerte y las tinieblas, con sacrificios animales y humanos.

Los druidas, disfrazados, obligaban a entregar ofrendas para la ocasión bajo amenazas de procurar males físicos o materiales; se iluminaban con un nabo hueco con la cara de un espíritu demoníaco grabado y una vela en su interior, que dio origen a la actual calabaza y a la recogida de golosinas casa por casa.

Halloween no es una fiesta inocente pues deriva del culto a Satanás, siendo uno de los días principales para los satanistas y adivinadores, y la noche del año nuevo para los brujos.

Doreen Irving, bruja de renombre y concubina del más alto ministro de Satán de su tiempo, posteriormente convertida al cristianismo, alertó a los padres sobre esta fiesta en la que las orgías, las drogas, las misas negras y los sacrificios de niños forman un todo para pecar contra Dios y honrar al demonio.

¿También este año disfrazaremos tan contentos a nuestros hijos de brujas o demonios y les compramos su calabaza?

El autor reside en Barcelona, España

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus