• Nov. 3, 2008, 10:10 a.m.
El voto nulo es según Mónica Baltodano, una manera de demostrar el desacuerdo de parte de la población por el manejo y políticas implementadas por el gobierno. Estoy de acuerdo.

Pero no estoy seguro que esa “demostración de rechazo” en las políticas y acciones  gubernamentales sean estimadas por el señor Ortega y la señora Murillo.
 
En las elecciones presidenciales del 2007, el ahora presidente, obtuvo el 38 por ciento. ¿Ese porcentaje le quitó fuerzas a Ortega?. Se habla de ello, pero él se mantiene en el poder , entonces qué nos hace pensar que la abstención en las elecciones municipales del 9 de Noviembre vayan  hacer cambiar al gobierno.
 
Conocemos la manera de ver las cosas de parte de la pareja presidencial Murillo-Ortega y ya nos podemos imaginar las posibles respuestas “datos incorrectos, cosas del imperio, hermanos-hermanas, pueblo presidente”de parte del gobierno.

Yo no voto, entonces no decido. Los otros deciden por mí.
Yo voto nulo, entonces desperdicié mi voto, porque no decidí por nadie y al final la gente ni lo va a tomar en cuenta y seguro le dé una victoria más( y no frost) a la familia Ortega.

Yo voto, entonces yo decido_ Aunque se presume que habrán irregularidades.

Entonces el no votar o votar nulo favorece al señor Ortega y a todos los que opinan igual que él y les da más seguridad y garantía para instaurar su dicta-dura o dicta-suave.
¿Vamos por más victorias?


El autor es estudiante en gestión turística.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus