• Nov. 6, 2008, 4:02 p.m.
Según Ética y Transparencia a un nicaragüense como yo le cuesta votar 20 dólares. Este es el precio de una boleta electoral que de seguro recibiré cuando me presente este 9 de noviembre a mi Junta Receptora de Votos. No obstante como el presidente de mesa me dará dos boletas, una para elegir a un alcalde y otra para los concejales, estaré recibiendo 40 dólares.

Lo que de anularse, mancharse, romperse o mojarse, por mi voto se estarían perdiendo 40 dólares, equivalentes a 788 córdobas. Dinero que sale del bolsillo de todos los nicaragüenses.

Por eso mi voto cuenta, y cuesta, y no es para que por asuntos partidarios, negligencia o capricho mío se pierda esa cantidad de dinero.

Digo capricho mío porque muchos tenemos la costumbre de marcar todas las casillas por enojo  y el voto inmediatamente queda anulado.

Contribuyamos a que este país salga adelante, y una de las maneras es votar con conciencia, con el conocimiento de que las elecciones cuestan más de cinco millones de córdobas y que ese dinero invertido por el Consejo Supremo Electoral, CSE es dinero nuestro.

Así que levantémonos de mañana para evitar conflictos y poder votar. Respetemos el horario establecido para elegir a nuestros candidatos que es de seis de la mañana a seis de la tarde y cerciorémonos que las boletas no estén dañadas.

En nuestra conciencia quedará el pecar por advertido. Con anular o manchar nuestro voto no estaremos perjudicando a ningún partido sino a nuestra débil economía.

Votemos con conciencia que estas elecciones sí nos cuestan.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus