• Nov. 12, 2008, 9:47 a.m.
Nicaragua, como pocos países latinoamericanos, ha tenido un desarrollo  complejo, a lo largo de su historia. Las guerras de larga duración, los conflictos permanentes de la clase política, las sucesivas intervenciones norteamericana,  la baja regulación social y económica, y las alternancias no sólo de las personas o de los grupos políticos, sino también de las ideologías, ha traído consigo la incapacidad para llevar a cabo la construcción de un ordenamiento jurídico administrativo desde una perspectiva unitaria.

Se ha erigido como fruto de impulsos diversos, procedentes de las más diversas influencias, que han ido configurando un conglomerado variable, imposible de incardinar en ninguna de las familias o construcciones jurídicas clásicas.

Eso explica, en buena medida, que a pesar de existir, como es evidente dada la entidad y riqueza histórica de una país como Nicaragua, un importante aparato administrativo desde muy temprano, no exista en este país un sistema desarrollado de Derecho administrativo.

A ello se añade un factor bastante común en toda Latinoamérica, como es la tendencia a reproducir las instituciones jurídicas europeas y estadounidenses. De nuevo aquí Nicaragua asume un papel destacado, pues precisamente en la materia que nos ocupa, se manifiesta una notable carencia de construcciones originales en sentido estricto, y se percibe un tratamiento de la materia deudor en exceso de los estudios llevados a cabo en otras latitudes.

Los efectos de esta intensa importación se ven agravados por la más que marcada carencia en el tratamiento de la materia por la doctrina nicaragüense, que se ha ocupado bastante pocos de los problemas iusadministrativos.

Estos factores no ha impedido, por supuesto, que existan en Nicaragua algunos estudios, muy meritorios además, sobre el tema, entre ellos tenemos, la primera obra sobre esta materia publicada en Nicaragua en el año de 1947: Derecho Administrativo, Teórico y Positivo, del doctor Idelfonso Palma Martínez.

Cuando publica este libro el doctor Palma Martínez, el derecho administrativo era una disciplina desconocida en Nicaragua, y a través de él, se logra, la institucionalización de esta cátedra y su primer libro de texto.

En la introducción a la obra, el doctor Palma Martínez, escribe: “Presento este ensayo que he titulado “Derecho Administrativo (teórico y  positivo)” como una modesta contribución al estudio de esta importante materia que por hoy ha carecido de un texto nacional”. Y más, adelante agrega: “Han animado mi empeño: esa decepción que se sufre cuando se mira la pobreza intelectual en que nos debatimos y que nos obliga a aprender en la obra extranjera”.

En esta obra se siente la influencia de los teóricos administrativistas franceses, españoles, alemanes e italianos; y, desde esa fecha aboga por la separación del gobierno y la administración pública, a través, de la aprobación de una ley de carrera administrativa.

En esta obra aborda los temas clásicos del derecho administrativo, como son los relacionados con el acto administrativo, el contrato, la función administrativa y la jurisdicción contenciosa administrativa.

Desde la publicación de la obra del doctor Palma Martínez hasta en la actualidad la mayor dificulta, sin duda alguna, que sigue encontrando esta rama del Derecho que nos ocupa en Nicaragua es la persistencia de notables lagunas en su ordenamiento jurídico administrativo.

Durante los últimos años esta rama del Derecho va ganando, lenta pero decididamente, posiciones y, sobre todo a partir de las reformas constitucionales de 1995, ha experimentado un desarrollo de importancia verdaderamente reseñarle.

Pero éste decidido impulso no puede ocultar aún la existencia de dos grandes lagunas. Por un lado, la falta de algunos textos legales básicos para la existencia de un auténtico sistema de Derecho administrativo. Sin necesidad de descender a un estudio de detalle, creemos queda debidamente acreditada la certeza de este hecho señalando la inexistencia aún hoy en día de una ley de procedimiento administrativo y régimen jurídico básico de la Administración pública. Texto jurídico básico y crucial en todo régimen administrativo que se precie, que ni ha existido ni existe en Nicaragua.

Por otro lado, y quizás aún más dramático que lo anterior, es la falta de una tradición en la materia. Carencia que se manifiesta además en todos los ámbitos posibles: empleo público, abogacía, jurisprudencia y doctrina. Ello hace que las leyes administrativas se perciban en la práctica como elementos extraños y desconocidos, que encuentran un obstáculos insalvable para su aplicación práctica en su rotunda novedad para los operadores jurídicos llamados a aplicarla.

Un panorama plagado de problemas, pero también de esperanzas. Los últimos tiempos están siendo testigos de una delicada y compleja operación por poner en marcha un sistema de Derecho administrativo avanzado, equiparable al de los países más avanzados del planeta.

Incluso se ha formado la Asociación Nicaragüense de Derecho Administrativo (ANIDA), y, ésta otorga cada año el Premio Nacional “Idelfonso Palma Martínez” a personalidades nacionales o extranjeras que contribuyan al desarrollo del derecho administrativo nicaragüense.

La segunda edición de la obra del doctor Idelfonso Palma Martínez, publicada por la fundación Palma Ibarra, no solo constituye un homenaje al fundador del derecho administrativo nicaragüense, sino, también,  como escribe su hijo Hugo Palma en la presentación: “para obtener los mejores conocimientos sobre una correcta administración pública”, tan importante y necesaria en Nicaragua.

El autor es doctor en Derecho Administrativo.
Universidad de Salamanca, España. Secretario de la Asociación Nicaragüense de derecho Administrativo, (ANIDA).


Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus