• Ene. 7, 2009, 9:59 p.m.
Me pasé dos meses manejando en Managua y en otras ciudades y pude observar que los agentes de tránsito están dedicados exclusivamente a poner multas, no a ayudar al flujo de los vehículos.  Su labor consiste en  sorprender  al conductor, multarlo por una infracción imaginaria y negociar una mordida. Por ello se ubican donde no puedan ser vistos;  siempre están agazapados detrás de un árbol, de un rótulo, o de un vehículo.

En las salidas de rotondas multan por el famoso cambio de carril, una invención de su servicio especial de trampas -y que no es infracción en ningún otro lugar del mundo- que les produce 400 córdobas por cada multa. A veces ponen un estorbo que obliga a hacer el cambio de carril, una piedra un manjol sin tapa y hasta vi un carretón de venta de raspados.

Algunas trampas de los agentes
-En  los semáforos que están descompuestos y no tienen luz amarilla de advertencia y pasan directamente de verde a roja.

-En los lugares que tienen el rótulo de Alto, pero en  los que el rótulo ha
desaparecido o está tapado por una rama.

-Donde dos carriles se convierten en uno, pero se hace imposible cruzar antes de que se acabe el carril porque siempre hay buses o carretones parqueados.

-A la salida de los negocios que no tienen estacionamientos apropiados y en los que el motorista para salir debe retroceder hacia la calle. En estos casos hasta aplican más de una infracción como: mala maniobra, manejar en forma peligrosa, no poner el pide vías, etc.  

-En las paradas de autobus se  aprovechan de que el busero se estaciona en media calle a recoger pasajeros y que el motorista al tener la calle bloqueada se vea obligado a rodear el autobus para poder seguir, sobre todo en las horas de entrada y salida de los trabajos.

Asimismo ponen multas mientras van de un sitio a otro. Por ejemplo: si un taxi frena bruscamente y obliga al conductor que va detrás a meter un frenazo, lo boletean por no guardar su debida distancia o por cambiar de carril
   
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus