• Mar. 9, 2009, 2:34 p.m.
En Nicaragua, ha salido a la palestra un tema muy picante y a la vez curioso, que debería ser incluido en las noticias locas del mundo. Resulta que el partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que domina gran parte de la Asamblea Nacional del país, con el dinero procedente del orangután Hugo Chávez de Venezuela, está comprando voluntades a diputados opositores del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), para que apoyen las iniciativas de ley que coadyuven al continuismo de la dictadura de Daniel Ortega.  
Los sobornos—llamados en el caló popular “cañonazos” —, oscilan entre los cincuenta y sesenta mil dólares americanos, constantes y sonantes. Muchos parlamentarios, abatidos por las deudas y por la crisis económica mundial, han caído más de una vez, ante este anzuelo jugoso y agradable, que por lo menos, momentáneamente los saca de apuros. Esa es una cifra que no se puede despreciar aquí ni en la China.

Pero el caso que ahora nos ocupa raya en lo absurdo y lo jocoso. Hace apenas unos días se destapó un escándalo monumental, generado por unas declaraciones indiscretas de un diputado liberal. Afirmó que una diputada del partido gobernante FSLN le ofreció una “muchacha joven” para que hiciere lo que quisiese con ella, a cambio de apoyar sus iniciativas de ley. Claro está, que aparte de este ofrecimiento, está el respaldo económico también, es decir, los cincuenta mil dólares que es una tarifa permanente. O sea que es un “combo” el que ofrecen, a sabiendas de que tienen harto dinero, fruto de los “petrodólares” de Chávez.

Las declaraciones del diputado fueron grabadas magnéticamente en cámaras de vídeo e incluso se difundió por medios televisivos y escritos del ámbito nacional. Lo que resulta inaudito, es que ahora, la misma diputada que supuestamente hizo la propuesta indecorosa al susodicho diputado, haya enfilado su rabia en contra de los pobres periodistas que no hicieron más que recoger la información y divulgarla tal como ocurrió, sin adiciones. Pretende interponer una demanda en contra de los comunicadores, sabiendo que su caso no tiene asidero jurídico, porque está grabado, divulgado y perfectamente entendible. En todo caso, su furia no debería ser contra los periodistas, si no contra el diputado liberal que cometió la indiscreción de divulgar los “pecados ocultos” de la Asamblea y los acercamientos del FSLN hacia parlamentarios vulnerables en todo sentido, para obtener votos.

Como es de esperarse, el sistema judicial viciado y controlado por el presidente Daniel Ortega, enjuiciará y condenará a los periodistas y se hará del “ojo pacho” ante este caso evidente de corrupción e intriga. Los viejos lobos políticos que son los diputados, son propensos a sucumbir ante los encantos de una bella jovencita nicaragüense previamente pagada; al fin y al cabo, sus esposas gordas, celulíticas, frívolas y con el manejo total de la chequera, ya no son tan atractivas ni deseables que digamos. Entonces, la “propuesta indecorosa” de ofrecer sexo a viejos rabo verdes no es muy descabellada. La cosa se está poniendo peluda.

Cosas veredes Sancho amigo... 
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus