• Mayo 27, 2009, 5:04 p.m.
A diario en los medios noticiosos, sean escritos, radiofónicos o televisivos, se trasmiten las noticias de robos con violencia, asaltos en diferentes modalidades, lesionados, muertos y con un poco de suerte un ciudadano puede sobrevivir a cualquiera de estos sucesos. Cuáles son los móviles de estos hechos violentos y atracos…los celulares. Últimamente estos aparatitos tan de moda en todo los estratos sociales y tan apetecidos por los delincuentes, son la tentación callejera de todo tipo de ladrones. Por un aparatito de esos a cualquiera le pueden aligerar el paso para pasar a mejor vida.

Los atracos a casas distribuidoras o comercializadoras de estos aparatitos no se escapan a las fechorías de los maleantes, es más algunas ya son objetivos fijos. Esta ola de robo va in crescendo y hasta hoy las autoridades policiales no definen planes de enfrentamiento a este fenómeno social por lo que se puede decir que la ciudadanía anda manos arriba. En alguna medida los usuarios mismos de los tales celulares provocan y desafían su propia suerte, pues es muy común ver en jovencitos y jovencitas principalmente, el alarde vanidoso que hacen con sus móviles en cualquier lugar que se encuentren, este sector es el más afectado por esa conducta exhibicionista de modelar sus teléfonos.

Co-responsables de todo esto son los padres y madres de familia que por consentir a sus vástagos les cumplen exigentes caprichos, sólo por estar a la moda, sin mediar consejo ni recomendación alguna para su uso discreto, principalmente por el riesgo que corren y lo tentador que resulta para cualquier delincuente el celular más barato que se exhiba. Pero aparte de todo esto y de lo peligroso que resulta portar en público un celular, hay una situación que nadie observa y es la actitud pasiva, tranquila, contemplativa y complaciente de las compañías telefónicas que promueven el uso y consumo de este producto; demás está decirlas o mencionarlas pues son muy conocidas por la permanente guerra para ganar el mercado local, al usuario lo bombardean despiadada y permanentemente induciéndolo a comparar el celular de última generación, ofrecen todo tipo de ventaja, condiciones, facilidades y funciones de los tales aparatitos, pero lo que no ofrecen son medidas, sistemas o controles de seguridad que le permitan a este mismo usuario proteger su teléfono ante cualquier robo

Y medidas existen, sistemas de protección o seguridad también, lo que no hay es la mínima  intención por parte de las compañías de proteger al usuario, ni mucho menos contribuir con este, a estar seguro de la permanencia de su línea o número, pues todo se reduce a que si te roban tu móvil estás obligado a comprarle otro a la compañía y ahí está el negocio, pues te vuelven a vender otro aparato con la publicidad que es mejor que el que te robaron. Es lamentable que el negocio de las compañías esté siendo fomentado por el crecimiento de la delincuencia en el país y no por los clientes nuevos que atraídos o encantados por el mercadeo y la publicidad deciden ser clientes de estas empresas de telefonía, creo que por elemental consideración y solidaridad al menos se le debería presentar alguna opción a estos clientes para que cuando sean victimas de los delincuentes, al menos sus teléfonos no vayan a ser usados por nadie más.

Si tan siquiera hubiera un poco de consideración con los clientes, estas compañías deberían de ofrecer alternativas o sistemas de protección elementales como los implementados en el vecino país del sur, que le da garantías al usuario y si le roban su celular, el ladrón no podrá hacer uso de la unidad porque inmediatamente que es reportado como perdido o robado la misma compañía se encarga de inutilizarlo y aunque el afectado vuelva a comprar otra unidad queda la satisfacción de que al menos el delincuente o cualquier otro no hará uso del celular robado.

Ojala que las compañías hagan algo para beneficiar y proteger a sus clientes, pues al paso que vamos no seria muy conveniente andar a la moda en materia de comunicación, pues quien compra un celular estaría atentando contra si mismo y eso no es tan atractivo que digamos para ninguna de estas empresas de telefonía, creo que es asunto de voluntad, la que hasta ahora no asoma por ningun lado, también creo que es mejor que estas empresas de telefonía estén al lado del cliente, antes que fomentar el negocio y medirlo por los índices delincuenciales; en el entendido de que a más robos de celulares mayores niveles de venta. Esto no debería ser así.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus