• Jun. 1, 2009, 11:08 a.m.
Yo soy de la opinión que todo suceso positivo debe alegrarnos y si es compartido pues mucho mejor porque la alegría se esparce. Tampoco estoy en desacuerdo con que uno tenga equipos y clubes favoritos con los que sienta simpatía...lo que me provoca ruido y me deja con un sentimiento de desesperanza es ver cómo miles de mis paisanos, atendieron al juego del Barça contra el Manchester United el día 27 de mayo.

Fue increíble ver los reportajes de cientos de personas vistiendo camisetas de ambos equipos metidos en bares consumiendo alcohol a tempranas horas de la tarde, mientras otros se trasladaban a los casinos capitalinos y otros tantos se reunían en casas de amigos, todos con un denominador en común... DEJARON DE ATENDER OBLIGACIONES!... algunos pidieron la tarde libre en sus trabajos, otros tantos no asistieron a la universidad y otra gran mayoría dejó de atender tareas escolares.

Bajo este suceso la pregunta que me queda es: con esta actitud, ¿cuándo vamos a dejar de ser un país pobre?. Y me dejó aún peor sabor de boca al ver los reportes de países como México, Estados Unidos, Brasil, donde le dieron cobertura al hecho (porque es noticia, no todos los días un equipo gana una triple corona), pero no pasaban de 1 minuto de duración y en ninguno se veían olas de fanáticos atendiendo al partido, porque para mi fue un día más de trabajo a como lo fue para mucha más gente en el mundo.

La celebración es para Barcelona, el feriado es para Barcelona, la fiesta es para Barcelona, en Nicaragua, necesitamos trabajar y atender lo nuestro...es bueno disfrutar un buen partido de fútbol, pero eso no debe hacernos desatender nuestras obligaciones. Fue gracioso ver una entrevista a uno de los cientos de jóvenes en un bar, quien vestía una camisa del Manchester United y decía sentirse "decepcionado" por ver perder a su club...pero al ver el GDC en el televisor nunca vi un título de Sir o Lord inglés, tampoco vi que su apellido fuese Smith, Doyle, Novotny, Looper o Stahl.

Soy consciente del hecho de que ha habido un movimiento global y una excelente campaña de mercadeo del fútbol que hoy por hoy tiene seguidores mundiales y se ha convertido en una religión, pero, de eso a que en Nicaragua se llore, se vitoree a dos equipos que no tienen nada que ver con nosotros, eso es lo que considero descorazonador.

Recientemente sucedió en el país la final del fútbol nacional y en los estadios era escasa la participación de gente, los partidos fueron televisados y los ratings fueron raquíticos, el dinero no fluyó en apuestas en los casinos y la respuesta que recibí de muchos y muchas fue: "ES QUE NUESTRO FÚTBOL ES MUY MALO"...POR FAVOR!... España ha probado tener el peor fútbol al tener que contratar a cientos de extranjeros para poder lucirse como una liga de altura, y en este sentido es admirable el esfuerzo del Athletic de Bilbao cuyo orgullo es tener sólo jugadores del país Vasco, ningún extranjero, y eso los ha llevado a no saborear la victoria en muchos torneos en más de 20 años, pero demostraron que se puede hacer algo si se apoya el talento local al llegar a la final de la Copa del Rey donde precisamente se midieron ante el multinacional Barça.

Los héroes tri-campeones del fútbol español son Lionel Messi (Argentino), Samuel Eto´o (Camerunés), Tierri Henry (Francés), Rafa Márquez (Mexicano), Sylvinho (Brasil), Daniel Alves (Brasil), Gabriel Milito (Argentino), Seydou Keita (Mali), Aliksandr Hleb (Bielorrusia), Eric Abidal (Francia), Yayá Touré (Costa de Marfil), Eiður Guðjohnsen (Islandia) para sumar un total de 13 extranjeros contra solamente 11 españoles donde las máximas figuras son apenas Carles Puyols, Andrés Iniesta y Víctor Valdés...el resto de jugadores españoles son como los actores que hacen el papel de árboles, piedras o animales en obras teatrales, reducidos a meros secundones que sirven para calentar la banca.

Pero no habría un Messi sin un público rabioso que apoya a su selección Argentina y tienen al dios Maradonna, ni un Sylvinho, Ronaldo, Ronaldinho, Alves y muchos más sin un Kafú, Dida, Bebeto, Romario, Rivaldo y el rey Pelé además de una marea de seguidores que abarrotan los estadios del Flamingo, Santos, Curitiva, Cruzeiro, ni habría un Tierry Henry o Abidal sin una Francia que palpitó de emoción con su campeonato mundial del 2002, y un público que apoya a sus jugadores.

Actualmente la "N" (selección nacional de fútbol de Nicaragua) partió hacia Brasil para hacer escuela y prepararse para la Copa de Oro que se jugará en Estados Unidos y en la que la selección nacional se ha ganado con esfuerzo su pase...cuántos lo saben?... creo que la resaca por celebrar al Barça y su triplete ha dejado a los nicaragüenses sin darse cuenta y muchos tampoco quieren saber de un equipo al que nunca han apoyado porque es más delicioso degustar una cerveza creyéndote español o inglés, que beberte la misma cerveza, llenándote en cada trago del orgullo de ser nica.

El autor es Comunicador Social - (Managua, Nicaragua)
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus