• Jun. 5, 2009, 2:57 p.m.
Un principio irrefutable para la buena andanza de los negocios: El cliente siempre tiene la razón. Y ahora sí puedo decirlo, puesto que gracias a la denuncia que publiqué en EL NUEVO DIARIO, volví a recibir la señal de televisión por cable que había gozado en mi casa durante los últimos 13 años.

Mantener la denuncia vigente me hizo ganar gran cantidad de opiniones de personas que deploraban la forma en que de un día a otro me había quedado sin servicio, y las cuales agradezco, porque quedó en evidencia que no era la única afectada por esta situación. También sin querer me había convertido en la vocera de los ciudadanos insatisfechos con la empresa Estaciones Terrenas de Satélites S.A., Estesa, que ahora forma parte del monopolio Claro.

Y así encontré respuesta. Claudia Rodríguez, relacionista pública de Estesa, me llamó a mi celular para explicarme las razones por las cuales había quedado fuera de la clientela de la empresa, y yo le respondí los motivos por los cuales me sentía ofendida y tratada como cliente de quinta categoría, sin haber caído en mora ni incumplir con el contrato.

La joven relacionista y colega prometió que enviarían al ingeniero que inspecciona las obras y me darían una solución pronto. Pasaron los días y casi ajusté un mes sin señal, algo difícil de soportar un fin de semana de descanso o un día en que la familia regresa temprano del trabajo, puesto que otras alternativas de recreación son imposibles en medio de la crisis que se cierne en nuestra economía y la del mundo entero.

El jueves cuatro de junio volví a recibir la llamada de Claudia, así como un correo electrónico, en el que me daban la buena nueva de que la señal volvería a llegar a mi hogar, ahora por medio de la fibra óptica, que era el motivo por el cual se había suspendido el servicio.

Ese mismo jueves firmé el nuevo contrato y al día siguiente llegó un equipo a instalar el cable. En breve mis vecinos podrán disfrutar de la señal de televisión internacional, en cuanto lo gestionen personalmente, y no quedarán a expensas de una antena recientemente promocionada, que brinda un servicio deficiente para el gusto común.

Agradezco la gestión de Claudia y los ejecutivos de Estesa, y sugiero a Claro que mantenga esta política de atención al cliente, en vista que el cliente siempre tiene la razón.

* kcastillo@elnuevodiario.com.ni
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus