• Jul. 14, 2009, 10:52 a.m.
Creo que Charles Darwin tenía y tiene la razón en cuanto al planteamiento de nuestro proceso evolutivo, aunque la Iglesia diga que no es verdad que descendemos del mono, y creo que aquella visión de El planeta de los simios, de 1968, queda patente ya que puedo ver todos los días que aunque tenemos facciones más refinadas, menos pelo y posemos un lenguaje estructurado, muchos seguimos siendo monos y pensamos como tales.

Hace unos meses, sin embargo, Daniel Gómez, colega comunicador social y editor de promociones en un canal local, hizo el aterrador descubrimiento de que no sólo hay monos entre nosotros sino que ahora están armados...son a como él lo definió “monos con pistolas”. Y fue espeluznante comprobar la veracidad de su descubrimiento.

Cualquiera de nosotros puede estar sentado junto a un “mono con pistola”, podemos convivir con uno o incluso ser familia de uno; y es que esto es una condición que se da porque el sujeto denominado “mono con pistola” se caracteriza porque cada tarea que le es encomendada resulta en un desastre, e incluso el sujeto es capaz de hacer y decir cualquier cosa sin sentido con tal de defender sus tropelías.

Ahora, quiero explicarles a ustedes amigos lectores, lo que significa ser un “mono con pistola”. Pero antes, trate de imaginar lo que haría un mono con una pistola en sus manos...¡BANG!, ¡BANG! BANG!, por todos lados, disparando sin control y haciendo – como decimos los nicas – chanchadales. He ahí el punto de la teoría.

Un “mono con pistola” o “mona con pistola” son aquellas personas a las que se les encarga un trabajo y por lo general lo convierten en una tarea que otros tendremos que reparar porque invirtieron tiempo y recursos para al final entregar cualquier cosa menos aquello que se les pidió. No conocen el término eficiencia ni eficacia, hacen ruido con sus tantos argumentos que redundan en frases vacías y lo que es peor IMITAN a otros con resultados nefastos ya que no tienen talento suficiente y sus limitadas capacidades les impiden elaborar algo basados en ideas propias.

¿Le ha pasado a usted en alguna ocasión que pide a un subalterno o colega que realice una presentación powerpoint y éste o ésta pasan toda una tarde en ello sin al final entregar algo impactante, con fotos bajadas de google, un mínimo de 40 ó 50 diapositivas para exponer algo que necesitaba sólo 10 ó 15? En otro caso, ¿ha tenido usted la oportunidad de trabajar con alguien que se le encomienda hacer un diseño y el sujeto termina saturando todo el arte con tantos colores y formas que al final no comunica nada? Peor es el caso de aquellos a los que se les encarga realizar un presupuesto y terminan por hacer un excel con sólo tres ítems y muchas columnas vacías sin descripción de costos ni detalle de gastos. A todo esto le llamamos “balazos” porque hieren nuestra inteligencia y precisamente salen de la pistola de ese mono o mona.

Pero aún hay un caso más espeluznante y es el caso de aquellos “monos con pistola” que llegan a ocupar puestos políticos, como nuestro actual gobernante, que ha echado balazos a lo loco y no ha logrado tener una gestión exitosa, igual que cada uno de los diputados de la Asamblea que masacran la Constitución Política junto a ministros y delegados de instituciones. Lo más preocupante de esta variedad de monos y monas es que han cambiado sus pistolas por ametralladoras y son potencialmente peligrosos, ya que viven fusilando nuestra inteligencia a diario.

Quiero dejar claro, para finalizar, que los “monos con pistolas” no son exclusivos de una clase sino que abundan en el día a día, tenemos “monos con pistolas” manejando taxis y buses, trabajando en los medios de comunicación (les suelen llamar periodistas), en las universidades, en las zonas francas, produciendo programas de TV, protestando en las calles y en la política. Incluso nos llevamos una sorpresa al descubrir uno de estos especimenes dirigiendo a la selección nacional de fútbol, lo cual quiere decir que estos especimenes están también presentes en los deportes.

Les hago el llamado amigos lectores a que identifiquen a esta variedad de primates que tanto daño hace al resto de seres humanos que queremos en verdad hacer algo por nuestra evolución como profesionales y personas. Seamos verdaderos humanos, seres pensantes y racionales, responsables con nuestras obligaciones e interesados en nuestra cultivación mental.

¡Muchas gracias!
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus