• Sept. 25, 2009, 11:56 a.m.
Alienación es el fenómeno en que una persona u organización suprime la personalidad de otro individuo, controlando y anulando su libre albedrío para hacer a la persona dependiente de lo dictado. El alienado permanece ensimismado por su desorientación social en un proceso inducido o autoinducido.

El pasado sábado 12 de septiembre a las 11 de la noche, Arturo y Ana, dos universitarios de UNAN-Managua, alentados por sus propias motivaciones y las efemérides de los días patrios, salieron a las calles de la capital a realizar pintas donde precisamente semanas atrás las paredes habían sido ya vandalizadas. Con esténcil y aerosol en mano marcaban la palabra ALIENACIÓN y continuaban su caminata.

Entraban los jóvenes en el sector de la Rotonda Universitaria y ya se disponían a tagear una vacía valla publicitaria frente a la parada de UNICIT cuando una moto china, secundada por un camioncito blanco, marca Kia, placa M136-323 y logo de la Alcaldía de Managua, se les parqueó a su lado. Individuos con pasamontañas bajaron del camión, el pasajero de la moto también lo hizo, no hubo diálogo, fue directo a Arturo y lo desbocó al cauce que bordea la calle. Ana aún arriba fue registrada y le encontraron un chocolate. Las evidencias fueron destruidas. Los guardianes con armas enfundadas pidieron identificaciones a los muchachos pero ninguna las portaba. Los agredidos también solicitaron identidad a sus agresores: “Somos Vigilancia Municipal, ustedes están rayando propiedad del gobierno, de ahí no se mueven o los subimos a la patrulla”, indicó con seco argumento uno de los guardianes.

Agredidos y guardianes llamaron a la policía y ésta llegó 40 minutos más tarde. Pero los universitarios sin mediación, interrogatorio ni mayor diálogo, fueron “enchachados” por dos agentes de la policía, y a pesar de estar en el Distrito 5, los jóvenes fueron conducidos y escoltados por el camioncito a la Estación 3. No se les abrió expediente, no se les interrogó, ni se les golpeó, pero allí durmieron.

Durante miles de años algunas sociedades no pudieron asociar el acto sexual con el nacimiento. Para ellos era difícil relacionar una causa y un efecto tan distante. Algo similar sucede con aquella elección del 2006, que tres años más tarde da nacimiento a este estado de autodefensa, estalinismo y paramilitarismo del que no sospechábamos en aquella estéril y hasta repulsiva contrapropaganda que terminó por perder el poder.

Primero las declaraciones hace un año de Gustavo Porras sindicaron el panorama al expresar que las calles no podían ser cedidas a la derecha. Luego el Procurador Estrada formalizó el bestiario de la antología del terror al promulgar su “...no quedará piedra sobre piedra”. Finalmente Tomas Borges con su “Habrá Frente Sandinista hoy, mañana y siempre”, fue la insensatez que nos dejó perplejos.

El General Humberto Ortega recientemente hizo pública una carta gallo-gallina en la que confirmó que nuestro país está enfermo de polarización social pero se reservó diagnosticarnos el nombre de la enfermedad. Esos dos muchachos universitarios, que se aman, valerosamente salen a perderse por sus calles, ya perdidas, y se atrevieron con un esténcil y un chocolate a tatuar el nombre de esa desolada enfermedad.

http://emilapersola.blogspot.com/
http://www.facebook.com/emila.persola
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus