• Dic. 4, 2009, 4:51 p.m.
Durante la presidencia de Doña Violeta el Sandinismo comenzó a dividirse en dos equipos: por un lado se formó el de los intelectuales e hijos de la plata vieja -LosTigres de la Reforma. En el otro equipo -el San Carlos- estaban los proletarios disfrazados de ideólogos. La única vez que jugaron sirvió para mostrar la diversidad del Frente, la cual era igualita a la de las familias grandes, donde uno tiene 52 primos pero sólo le prestaría plata a tres.

Primero a salir out  fue SergioRamírez, seguido de Jaime Wheelock, y como en un inning bien pichado siguió el MRS, a quien le dieron base por bola, para terminar con un roletazo a segunda de Humberto Ortega, quien, aunque no siendo intelectual, se hizo pasar como tal consolemnes cartas enviadas desde su mansión en Costa Rica -la última ironía Sandinista. El juego lo ganó el proletariado a fuerza de una testarudez altamente racional: si no se quedaban con el Frente viejo se morían de hambre.
 
Pasó el tiempo y vinieron los pecados de quien ya sabemos (para más señas es gordo, bochinchoso, cae bien, es jodedor, le gusta hacer cosas por el pueblo como los caudillos del tiempo de Guardiola y tiene la gracia de robarle el calcetín al país entero sinquitarle el zapato) y se montó el pacto con el viejo Frente, los proles del San Carlos, que como oposición descubrieron que era mejor no jugar y seguir armando pleito. Ni cachaban ni pichaban ni dejaban batear. Para poder satisfacer el apetito del gordito a la turbación de Daniel se firmó el pacto. Estepacto fue el equivalente histórico de orinarse en los pantalones en una noche de frío jinotegano: uno se siente sabroso sólo por un ratito. Cuando el gordito de quien hablábamos fue encontrado con plumas de gallina robada en la boca se fue creando un efecto de dominó en el cual había que darle al Frente viejo más y más prebendas para mantenerlos tranquilos, hasta que las prebendas se acabaron y el gordito les devolvió el poder en bandeja.
 
Ahora empieza ladepuración del nuevo Frente y la pérdida de nuestra inocencia -a lo mejor tendremos que cambiarle nombre y llamarlo NeoSandinismo, una mezcla de hipocresía criolla con arribismo Chavista y petrodólares gringos. ¿Quien iba a pensar que Ernesto Cardenal se iba a quejar tan amargamente de Daniel Ortega? ¿Quién podría imaginarse que Daniel, Tomás Borge, y Bayardo Arce se convertirían en los artífices del código moral de la revolución? ¿Quién iba a pensar que Daniel se convertiría en una mala imitación de Somoza?
 
No nos pongamos a llorar por lo que hicimos; lo hecho hecho está. Ahora tenemos que ver como salimos de esta pandilla de maleantes. Tenemos que dejar de tolerar el pacto y sus secuelas. Para los del PLC, tenemos que salir el gordito del que hablábamos y no dejar que sus interesespersonales prevalezcan sobre nuestrosintereses personales. Tenemos que trabajar por los que eligieron a Daniel -ya quí hablo por el 38% de los votantes- y hacerles ver con obras (educación, salud, empleo) porqué es malo elegir una patada en las bolas en vez de una en la chimpinilla.
 
Ahora es la hora de hablar e insistir y apuntar y descubrir y denunciar. Tenemos que reírnos de Daniel, hacerle burla a él y a su mujer, que el escarnio es más poderoso que el mortero y el desprecio más hiriente que los bombazos. Para construir un Estado de Derecho a lo mejor nos toca pagar por nuestros pecados un ratito más, pero del humor hiriente no se escapa nadie, especialmente gente como Don Daniel y Doña Rosario, quienes sueñan con ser admirados. De esta gente hay que reírse
y mucho, pues a esta gente sólo se les mata con la burla y el desdén.

http://peinandolaculebra.blogspot.com
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus