• Feb. 5, 2010, 3:40 p.m.
La pregunta de los 50 pesos es esta: ¿van a mejorar las cosas en el 2010? Durante el 2009 la clase trabajadora Nicaragüense se quedó como la novia de Tola, esperando que llegara el empleo, un mayor ingreso, un chequecito más grande de los parientes de Costa Rica y Miami, un pedacito de billete de lotería, cualquier cosa para no perder la esperanza. Terminó el año y, al igual que la novia de Tola los trabajadores se quedaron oliendo el dedo, con la vaga ilusión de que en el 2010 las cosas van a mejorar. En vez de especular con las finanzas de ALBANISA, que solo las sabe el contador de Daniel y Hugo, es mejor referirse al comunicado de noviembre 2009 del Fondo Monetario Internacional (FMI), ese monstruo creado por el imperio que, inexplicablemente, mantiene desvelados a Antenor Rosales y a su cuate Alberto Guevara.

Citando a los lacayos del imperio: “Para el resto del 2009 y 2010 las autoridades [Nicas] han desarrollado un programa macroeconómico más fuerte, orientado a proteger la balanza de pagos y colocar la deuda pública en un sendero sostenible. Los esfuerzos de consolidación fiscal serán sustentados con medidas que incluyen un control estricto del gasto corriente -particularmente en salarios y pensiones- para darle un espacio a gastos de capital y gasto social, una reforma orientada a aumentar el ingreso a través de la ampliación de la base tributaria, al igual que la puesta en marcha de medidas que inicien el fortalecimiento de las finanzas del sistema de pensiones. Debe buscarse un consenso amplio al final del año, lo cual es crítico para la consolidación fiscal.”

Qué quiere decir todo esto? Primero que todo, lo que ya sabemos: Daniel no es Obama. Si esperamos que el gobierno reactive la economía con un gran paquete de gasto público para crear empleo rápido, sentémonos al lado de la novia de Tola y sigamos esperando. Como quien dice, por plata no se preocupe que plata no hay. Segundo: Daniel no es Mel Zelaya (quien hace un par de años tuvo la genial idea de duplicar el salario de los maestros sin pedirles nada a cambio, por lo que los maestros lo premiaron con una huelga de un mes); el salario de los maestros no va a aumentar, no importa lo que diga Don Miguel, el de Castilla. Tercero: Daniel ya no es populista: el acuerdo con el Fondo llama a una ampliación de la base tributaria. Es decir, los que antes pagaban impuestos van a seguir pagándolos y los que no pagaban se jodieron, pues ahora van a comenzar a pagar; por algún lado le tiene que entrar el agua al coco.

El significado global de todo esto: Para el 2010 Daniel va a tener que comportarse como un alumno ortodoxo del Fondo a quien tanto critica. También significa que Nicaragua va a tener que pedirle más plata a Tío Hugo para poder cerrar el hueco fiscal. Lástima que el pedido va a llegar justo cuando los Venezolanos están armando un bochinche porque Caracas “se ha convertido en Ciudad Gótica” (una gotica de luz, una gotica de agua, una gotica de seguridad personal, …), porque la inflación está por encima del 30% (porque Tío Hugo devaluó el Bolívar y todo es importado) y porque ya están cansados de la orgía de corrupción por la que atraviesa la Boliburguesía. La única forma en que el pedido de Daniel se haría realidad es si la plata dirigida a ALBANISA también incluya alguna prebenda para Tío Hugo y sus administradores, pero ellos son incapaces de tocar un petrodólar que no sea ilegalmente ganado. A menos que las cosas en Venezuela mejoren pronto y drásticamente es muy probable que el incremento en la ayuda Venezolana estará sentadito al lado de la novia de Tola.

Al final del comunicado del FMI, el cual fue leído por el Sr. Kato, del Japón, el Fondus dixit: “Las autoridades reconocen la importancia de una pronta ejecución del programa y de la necesidad de consolidar las finanzas públicas a mediano plazo. El fortalecimiento de la gobernabilidad y del clima empresarial será crítico para apalancar el apoyo de los donantes y mejorar las perspectivas de crecimiento”. Leyendo este último párrafo después de haber visto la telenovela que interpretan Arnoldo, Eduardo y Daniel a cualquiera le da un culillo mayor que el que da cuando uno pone el sueldo entero en la ruleta de un chinamo de pueblo en plena fiesta de agosto. Pero no todo esta perdido.

Nadie más que Daniel ha hecho tanto por la gobernabilidad del país al eliminar completamente la incertidumbre sobre la composición de la Corte Suprema, el Consejo Supremo Electoral y la mayoría de las alcaldías del país. Esa incertidumbre nos mataba, pero ahora ya todo está claro, gracias a Daniel. Con lo único que tiene que trabajar un poco es con el clima empresarial, especialmente en lo que concierne a las reglas claras y a la estabilidad política. Ahora que Daniel controla la televisión se elimina esa incertidumbre y la verdad sobre el clima empresarial va a tener que sentarse al ladito de la novia de Tola. Si estas dos condiciones--la gobernabilidad y el buen clima empresarial--siguen al paso que van, el 2010 va a ser pijudo.

http://peinandolaculebra.blogspot.com/
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus