• Feb. 12, 2010, 4:36 p.m.
En un pueblo chico el infierno se hace grande y en un pueblo grande el infierno se hace escándalo. Sin embargo, las reflectáforas trabajan en iguales proporciones, tanto en Nicaragua como en Italia, así en Roma como en Managua; delante del poder, el mismo escudo; detrás del poder, los cardenales.

¿Y debajo del poder?... Debajo del poder los creyentes, los que con ciega fe, devotos oradores y herederos de San Pedro llaman a respetar los principios de la Iglesia, a recordarse entre ellos mismos, que en esa sacra institución, ante los santos, hay simples seres humanos, evangelizadores de la palabra del amor y la vida, pero sin negar que también ellos, como el mismo Hijo, pueden estar expuestos al pecado y a la debilidad de la carne.

Camillo Ruini detrás de Berlusconi, Obando y Bravo detrás del Comandante. Con Berlusconi el Il Giornale; con el Comandante Canal 4, Radio Ya, La Primerísima, La Sandino, El19, Telenica, su mismo pueblo dizque es presidente.

Con Berlusconi sus concubinas… para el Comandante que sean más chiquitas… es que el que siembra vientos cosecha tempestades, habría entonces que enviar otro santo a las costas del Ostia, al Xolotlán y llegado el momento que se cree el milagro.

Así pulula el poder, así soportan sus seres demacrados. Desde las sombras aparece otra sombra y detrás de ella, carcajadas.
–¿Estás clara para qué te va a servir esta cédula? ¿Sabés la clase de trabajo que vas a realizar?
–Si, lo sé.
–Tenga pues, mi hija, vaya con Dios.
Y al alejarse -desde hace rato tiene el pulso- sabrá que esa va para el gordo barbudo…y es que, el que siembra vientos cosecha tempestades…
Ora pro nobis.

http://emilapersola.blogspot.com/
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus