• Feb. 26, 2010, 2:18 p.m.
Sea por su localización o por su contenido, la política nicaragüense está pasando por un período dorado de Mambo, Ranchera y Rock. Para los de derecha -todos aquellos que se oponen al FSLN porque el Frente siempre está pensando en quitarle algo a alguien- este momento tiene suficiente alboroto como para redefinir el liderazgo político del Partido Liberal, de la Alianza Liberal, de los Conservadores (si todavía existen), de los que están sentados en el muro viendo pasar los carros y de todos aquellos que, mientras se sacan los mocos, ocultan el ansia que resulta de estar sin un líder que los aglomere bajo una visión común. Ni Arnoldo, ni Eduardo, ni ninguno de los que tuvieron su turno al bate han logrado establecer autoridad moral para convencer al pueblo de que a la vuelta de la esquina nos espera un nuevo país.

Para los de izquierda, el folklorismo de Esteban (como ahora se refieren a Hugo Chávez en Venezuela) les da alientos para ver en Daniel un líder carismático que llevará a Nicaragua a un período de gloria basada en un volteo de tortilla- los que antes estaban arriba y no me daban ni sal para un jocote se jodieron y ahora somos nosotros, los del barrio, los de nombre de planilla, los que veían la fiesta desde afuera, los que estamos en el poder y ahora ni a vergazos nos sacan de aquí.

Dentro de este panorama de alboroto, alternativamente se canta y baila un estupendo Mambo político para ver quien captura el corazón de los Nicas.

La historia nicaragüense -no importa quien la narre: Liberal ensalzando a Zelaya y a Tacho; Conservador alabando a Don Emiliano; Sandinista celebrando la victoria en contra del yankee enemigo de la humanidad (que ahora parece una cuarentona que cuando ve a los hombres volteando la cabeza todavía se ruboriza, sin saber que se voltearon a verle el culo a una chinita que la pasaba al lado), o académico que sabe bien que la historia es puro cuentos, versión elegante de hechos mayormente imaginarios- está repleta de ritmo y hoy por hoy la historia se repite. Solo basta salir a la calle y ver a Daniel anunciando que Nicaragua es “Cristiana, Socialista y Solidaria” para saber que solo falta ponerle un ritmito de mambo de Cuco Valoy y Los Virtuosos, para que el pueblo comience a mover las caderas, tararear la frase y terminar convencido.

“Ay viene Daniel
Cristiano socialista y solidario.
Ay mami, Daniel
Con mas huevos que’l llanero solitario”

“Me voy con mi negra a rumbear al lago
Ay viene Daniel
A bailar el mambo de Daniel el Mago
Ay viene Daniel
Ahora me voy con Daniel y la Rosario
Ay viene Daniel
Pues yo soy cristiano socialista y solidario”

Y por supuesto, el Gordo no se puede quedar atrás, con un narco-corrido adaptado al la realidad nicaragüense:

“La tierra clama por el gordo Supermán
El pueblo muere por Arnoldo Alemán.
El Gordo gana, ayer hoy y mañana
Ese es el hombre que nos viene a salvar
Del Sandinismo que nos quiere ahorcar.
El Gordo gana, ayer hoy y mañana

“En su caballo blanco nos dice con humor
‘Pueblo querido les doy todo mi amor’.
El Gordo gana, ayer hoy y mañana
Gordito lindo sabés que yo te admiro
No soy cochón, pero por tí suspiro.
El Gordo gana, ayer hoy y mañana

Bueno; más o menos así. Eduardo, por supuesto, nos ofrece un rock suave, como el de Andrés Calamaro, un rock de esos que se oyen en las bodas de Santo Domingo.

“Gordo, no me claves
Tus puñales
En la espalda
Tan profundo
No me duelen
No me hacen mal.”

“Lejos
en el centro
del Paisito
gano yo
sin pactar,
los Ortega
no ganarán”

“Aunque casi te confieso
que’l Partido ha sido un perro compañero
un perro ideal que usa su celular
para al Chile llamar
y así poder comer”

No se me ocurre nada para el MRS, pues creo que no tienen sentido de humor. ¿y los del ALN? Para ellos solamente el final de una ranchera memorable:

“Con dinero, con dinero
Yo hago siempre lo que quiero
Y así me cago en la ley
No tengo trono ni reina
Ni nadie que me comprenda
Pero sigo siendo el Güey.”

A bailar, puej.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus