• Jul. 3, 2010, 3:57 p.m.
La crisis en Boaco se convirtió en otra tercia mediática entre las dos principales figuras del liberalismo, quienes se disputan la candidatura presidencial en las próximas elecciones de 2011. Al menos en el round mediático de Boaco, la estrategia de comunicación del ex presidente Arnoldo Alemán, resultó fallida. En este episodio, el dirigente político Eduardo Montealegre, fue el vencedor en un momento cuando su imagen lucía frágil ante los medios, debido a sus reticencias sobre las elecciones interpartidarias.

Montealegre supo aprovechar mejor el contexto de Boaco. Demostró que si algo ha aprendido en sus dos campañas como candidato a la presidencia y alcalde, es conocer el olfato de los medios. Sabe que nada cuenta si no están las cámaras. En caliente llegó a solidarizarse con el alcalde destituido Hugo Barquero. Mostrando dotes de diplomático logró romper el cordón policial, y conseguir su objetivo de marketing político: tomarse la foto con el Alcalde Barquero. Sabe que esa foto representaba un mensaje de esperanza para toda la militancia liberal desencantada; además era su oportunidad para fortalecer su liderazgo en el resto de municipios liberales. De esta forma, ganaba el primer round al contrincante liberal.

Alemán intentó revertir este triunfo. En menos de 24 horas estaba en la ciudad de dos pisos, con su vestimenta de costumbre: camisa roja y pantalón caqui, buscando conseguir el mismo resultado de marketing del dirigente del MVE. Esto se desvaneció debido a que la policía que resguardaba el edificio municipal no permitió su ingreso. Una variable con la cual no contó, su ex investidura de mandatario lo traicionó. Creyó que estaba ante la misma policía que se ponía firme durante su administración. Con tono de hacendado interpeló al Comisionado Mayor Juan Báez para que lo dejara pasar. ¡Nada hizo declinar a Báez!

En resumen las cámaras proyectaron la imagen de un político alterado y frustrado, por no haber posado junto a Barquero. Alemán como político aventajado sabía que la foto con el edil destituido significaba más que un simple talk show de dos figuras redondas; esa foto era la prueba de que no había fraguado el golpe contra Barquero; esa imagen el recurso que necesitaba para exigir que se respetara la autonomía municipal en Boaco; en suma, era las pruebas de las pruebas, para ganar credibilidad ante su militancia.

Otros de los errores de la estrategia de comunicación del PLC, fue subestimar una vez más la capacidad crítica de la prensa. El partido rojo pensó que con hacer acto de presencia y montar un show en Boaco, era suficiente para enviar el mensaje de unidad liberal. Sheyla Cano de TV Noticias, se encargó de descodificar la posición dual de PLC sobre la destitución de Barquero. Cano mostró como se contradijo el partido rojo: el martes 22 de junio, a través de su vocero Leonel Teller, orientó al Vice Alcalde Juan Obando a quedarse en el cargo de Alcalde para evitar que el partido de gobierno lo asumiera; y 72 horas después, el presidente honorario del PLC enérgicamente advertía a Obando que si no desistía de su posición, sería expulsado. ¿A quién creerle a Teller o Alemán? Cuestionó Cano.

Tal como indica la tabla anterior sobre los actores políticos consultados en la crisis de Boaco, del 22 de junio al 1 de julio, Eduardo Montealegre tiene un mejor posicionamiento que Arnoldo Alemán. En El Nuevo Diario Montealegre tuvo una ventaja del 10% frente Alemán; mientras que en La Prensa y TV Noticias, la brecha fue del 5%, siempre a favor de Montealegre. La poca apertura que los principales medios otorgaron al ex presidente Alemán, confirma una poca credibilidad. El líder del partido rojo por más que hable de unidad liberal y jure que cumplirá con los acuerdos de Metrocentro I y II, todavía no logra borrar su imagen de pactista ante los medios.

El tratamiento de Noticias 12 en relación a la crisis en Boaco, se caracterizó por establecer como fuentes a los cuadros intermedios del PLC y MVE, no sobre las figuras principales de ambas agrupaciones políticas. Alemán fue la única voz no consultada. De hecho su figura ha sido invisibilizada a raíz del cobro público que hizo Canal 12 sobre la campaña presidencial de 2006 del PLC. ¿Pero Montealegre que razones tendría para marcar a penas un 7.1% cuando en el pasado su presencia ha sido omnipresente en Canal 12?

La tarde del 30 de junio, durante la marcha en protesta por la destitución del Alcalde de Boaco, los medios convirtieron este municipio en la capital del país y su verdadero alcalde, era convertido en símbolo de la autonomía municipal. Montealegre salió fortalecido. La crisis de Boaco posicionó mejor su figura política. Su estrategia de comunicación rindió los frutos esperados, al no guardar silencio tal como hizo el PLC con la destitución del alcalde liberal de Wiwilí, Octavio Ramos. A pocos meses que se elija al candidato presidencial de los liberales, ¿Montealegre mantendrá su liderazgo?

adrián090981@hotmail.com
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus