• Ago. 9, 2010, 8:58 a.m.
Desperté hace unos días con un interesante reporte en El Nuevo Diario (mi único alimento, a falta de desayuno, en los últimos días de la quincena). Era una nota sobre “auroras boreales” que empezarían a ser visibles en el cielo, debido a una gran actividad eruptiva detectada desde los primeros días de agosto en la corona del Sol, y que han provocado grandes explosiones de luz en nuestro planeta. Se trata de grandes “olas” de energía con un diámetro superior al de la Tierra, y se teme que causen interferencias con satélites y sistemas de comunicación.

El reporte de la agencia EFE publicado por el diario, dice que el laboratorio solar de la NASA detectó el domingo 7 de agosto una erupción en la superficie del Sol, que estalló e hizo volar toneladas de plasma (átomos ionizados) en el espacio. De acuerdo al astrónomo Leon Golub, citado por el reporte, esta es la primera gran erupción dirigida directamente hacia la Tierra en mucho tiempo. Según lo expuesto en la noticia, el Sol pasa por ciclos regulares de actividad, y cada once años, en promedio, se produce un período de actividad máximo. Su último máximo solar fue en 2001, por lo que esta erupción “demuestra que el Sol está despertando de nuevo”.

Casualmente tuve noticias, días atrás, de ciertas cosas que ha pregonado en la Web el chileno Hernán Acosta, autor de “Tzolkin, las 33 claves ascensionales Maya” (Grijalbo -Random House Mondadori, 2005. Segunda edición: Editorial  Lumen, 2008), y del aún inédito libro “2012, las 12+1 profecías Maya del Chilam Balam”. Según Acosta, las recientes informaciones publicadas por la NASA sobre el comportamiento solar, confirman una de las más importantes profecías mayas que vaticinan la llegada del fin de los tiempos en los últimos meses del año 2012.

El fin de los tiempos, pero, según la interpretación que hace Acosta de las profecías del Chilam Balam, será también la llegada de un nuevo tiempo. Dice el chileno que EU se ha negado ha suscribir el tratado de Kyoto no por conveniencia económica, sino porque “sabe que el calentamiento global no es por causa del CO2 y que el impacto del hombre es ínfimo. Pero no puede decirlo, porque se obligaría a decir la verdad”.

Y la verdad, según él, es que la causa del calentamiento global es la actividad en el Sol, y que el mayor peligro que amenaza a la humanidad hoy, son los eventos solares que se esperan entre 2011 y 2012. La interpretación que hace Acosta de las profecías mayas es que, simultáneamente al tiempo de las tribulaciones, se estará irradiando al planeta y a la humanidad con poderosas energías cósmicas, lo que elevaría la frecuencia vibratoria de la Tierra y de las individualidades humanas.

De acuerdo a esta teoría, todas las construcciones físicas, emocionales y mentales del ser humano serán sometidas a duras pruebas de resistencia y consistencia. “Sólo perdurarán aquellos que estén fuertes y vigorosos física, emocional y mentalmente. Será un tiempo de selección, donde todos tendrán la opción de auto-escogerse a partir del trabajo personal e individual para atraer hacia sí estas poderosas energías”, que según traducción de la profecía estarán:
“disponibles para todos
mas no todos las verán
mas no todos las sentirán
mas no todos las bajarán”.
(Primer Ahau Katún)

Yo lo que deduzco, si parto de la posible certeza de estas profecías, es que pronto llegará el fin de los tiempos modernos, porque la energía del sol llegará a afectar definitivamente toda la actividad humana, especialmente la relacionada con la tecnología: electricidad, sistemas de satélites y de comunicación. Volveremos, pues, a la inercia del principio, a nuestra edad más joven como humanidad.

Vayan despidiéndose entonces de toda su parafernalia, ustedes, “usuarios nativos de la Web”; autores, lectores y comentaristas de blogs y “nuevos medios”. Piensen, durante este su Segundo Encuentro Provincial, que ya pronto les llegará su fin, y tendrán que volver al papiro, al papel y la pluma, o cuando menos a la máquina de escribir. Entonces quiero verlos, desolados y tristes como náufragos en una isla desierta
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus