• Ago. 20, 2010, 8:01 a.m.
“Ten presente que los hombres, hagas lo que hagas, siempre serán los mismos”.
Marco Aurelio

Según las tradiciones hindúes (no indias), existe un sistema de castas, dentro de las cuales se encierra un grupo muy particular denominado DALIT, lo que en español se podría traducir como intocables. Esta casta o grupo social está limitado a realizar los trabajos más marginales y son mal vistos por el resto de miembros de castas superiores.

Sin embargo, esta casta o grupo social no es exclusivo de la India y parece que en Nicaragua existe un buen grupo de intocables. Para sorpresa mía y de muchos otros amigos, estos DALIT Nicas en sus mentes tienen más poder, más capacidad y nadie les puede llevar la contraria en nada. Últimamente me he topado con DALIT Nicas que no soportan que se disienta de lo que hacen o se les diga que parte de sus acciones no son precisamente de nuestro agrado. No más “Vacas Sagradas”, hoy la figura de los DALIT Nicas con autoridad intelectual, moral, social e incluso religiosa ha venido para quedarse y traen la verdad con ellos, al menos, eso parece.

En Nicaragua existen DALITS políticos, artistas, músicos, escritores, periodistas, y una gran cantidad que ha ido creciendo, creando su propio círculo y dándose apoyo entre sí, convirtiendo el término DALIT que en la India es sinónimo de desprecio, vergüenza y rechazo en una apología de los Intocables de Eliot Ness, quienes por sus pistolas y por sobre muchos criterios imponen su ley apañándose entre sí.

¿Por qué habría yo de sujetar mi opinión a criterios ajenos?, como hace poco me recomendaba alguien por ahí, diciendo que yo debo caer bien para ser socialmente aceptado, o en otras palabras “ser sapo” para tener amistades y entonces poder “escupir en rueda”. Hasta donde yo sé no me siento un DALIT y en las veces que he expuesto mis criterios, dejando que me digan lo que piensan, he recibido incontable cantidad de comentarios negativos y ofensivos que no demuestran otra cosa que la incapacidad de poder debatir con criterios razonados. Esto obviamente me ha colocado del lado de los DALIT hindúes y no de los DALIT Nicas.

Sin embargo, más allá de sentirlo así, la pregunta que me hago es: ¿Por qué habrían de molestarse cuando alguien no está de acuerdo con sus criterios?, ¿es prohibido disentir del resto?, ¿es la lógica ir con las masas?, ¿es prohibido tener criterio?, ¿por qué habrías de ser intocable cuando al final te estás entregando a un público que puede o no estar de acuerdo?. Pero es más gracioso e inexplicable aún cómo los medios de comunicación escriben extensos artículos de opinión, se rasgan la vestiduras y claman por que haya libertad de expresión...un ejercicio que parece han olvidado ejercerlo a lo interno, no publicando comentarios que en ocasiones llevan criterios que no ofenden sino que disienten de lo expuesto. Tal vez simplemente es que se consideran intocables junto al resto de intocables que les desagrada cuando uno de nosotros no estamos de acuerdo con sus “obras” y se contentan con darse palmadas en las espaldas entre ellos mismos.

He aquí mi reflexión...yo no soy un DALIT, porque van a poder tocarme y decirme muchas cosas...TOTAL, ESTE ES UN MUNDO LIBRE y parafraseando al gran emperador Marco Aurelio: “LA GENTE...SIEMPRE VA A SER GENTE”.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus