• Ago. 27, 2010, 4:24 p.m.
Prioridad de los defensores de derechos humanos en los países emergentes

Lo esencial
Los derechos humanos son la pauta que posibilita la convivencia social armónica en una nación, así como la comunicación y entendimiento colectivo de los países. Es como un hilo que todo lo une en un contexto de tensiones y visiones encontradas.  Los derechos humanos están más sustentados en ideas que en ideologías o en perspectivas particulares. El catálogo de principios, derechos, deberes y obligaciones plateados en los instrumentos jurídicos de derechos humanos no tiene sentido si este es cada vez mas ajeno a la realidad.

Radiografía
La vida del principio de este siglo tiene varias caras: sociedades con verdaderos canales para acceder a oportunidades de progreso individual y colectivo; poderes políticos teóricamente fundados en los postulados del estado de derecho; sectores privados comprometidos con la responsabilidad social, marcos económicos identificados con el progreso de la comunidad y la región.

Por otro lado, se observan sociedades sometidas a la violencia y a las vía de hecho por la impotencia del Estado de aplicar el Derecho y por la apatía de los agentes de cambio. En América Latina, hay castillos de piedra con bordes de oro y varios océanos de gente desprovista de lo esencial, principalmente de esperanza y aspiraciones, que son la energía que todo lo mueve.

Y desde luego, el mar de gente forma ríos y riachuelos para tratar de entrar a los castillos, es decir la migración animada por el legítimo y natural sueño de encontrar algo mejor para vivir. El mar de gente, huyendo del horror, ha trasladado sus problemas a sociedades vecinas o, lo que es más común, a la sociedad donde mejor viven sus habitantes.

Este es el contexto en el que se encuentran los defensores y defensoras de los derechos humanos en América Latina al día de hoy.  Sin agregar, la polémica interna de ellos cuando les toca defender los derechos humanos desde tarimas políticas o desde plataformas de la sociedad civil, traduciéndose en custodios de consignas o discursos previamente preparados.

Hospital de ideas
El camino a mejores escenarios de vida en América Latina es complejo, pero exigible transitarlo. ¿Qué ha de ser de la familia humana sin el deseo de conquista para mejores tiempos? El antídoto contra la sinrazón puede que se encuentre en la raíz de la idea grabada en la Convención Americana sobre Derechos Humanos (San José de Costa Rica, 1969):

“Lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura…” (art. 26).

Los defensores y defensoras de derechos humanos pueden hacer mucho si reconsideran su agenda tradicional de trabajo y revaloran su papel en la sociedad contemporánea. Pareciera urgente sustituir su papel de “defender” por el de “proponer”. Defender es reacción a algo o a alguien, y proponer es crear posibilidades y oportunidades. Hacer realidad el citado artículo 26 demanda de emprendedores en el campo de los derechos humanos.

Horizontes
Los defensores y defensoras de derechos humanos pueden enriquecer su campo de trabajo, fijándose metas reales y medibles en los siguientes campos:

* Tecnológico. Construir mecanismos para hacer posible que la comunidad de su entorno tenga acceso a las bondades de la tecnología de la información. Que el niño/a del barrio, así como su mamá, tenga la posibilidad de conocer y hacer uso de la Internet. Si se logra eso, se habrá emancipado a esa generación y su descendencia a favor de los derechos humanos.

* Económico. Reconsiderar los propósitos finales de la educación, con motivo de crear habilidades y destrezas en los educandos para que sean capaces de ser inventores y formuladores de oportunidades de negocio. La independencia económica es esencial para contar con sociedades pensantes y reflexivas.
 
* Ética y valores. La Sociedad de un estado de derecho, exige ciudadanos no habitantes.  Ciudadanía es un concepto vinculado con la ética y los valores.  Por lo que hay que enfocar esfuerzos y recursos para crear nuevas y mejores concepciones sobre este tema.

El corazón de este tiempo
Los textos jurídicos sobre Derechos Humanos son textos valiosos pero pueden resultar poco útiles si no se comprenden desde una perspectiva práctica. Esto es un tema que debe ser reflexionado, con seriedad y sin pasión, por los defensores de derechos humanos en América Latina.

Como ciudadano centroamericano, como abogado de tribunales y como académico del Derecho, puedo decir con firmeza y moral que:

* Nuestra sociedad y nuestro futuro puede ser otro si dedicamos atención a ayudar a desarrollar oportunidades para los desventurados.

* La política debe ser comprendida como un campo valioso para crear beneficios colectivos.

* La educación regular y la educación superior debe potenciar el librepensamiento y la autocreación de oportunidades.

* La cooperación internacional debe comprender que no está llamada a crear dependencias, sino independencias.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus