• Sept. 10, 2010, 4:33 p.m.
Nacieron escuchando el canto de las aves, el olor del zacate recién cortado, el rumiar de las vacas y el aullar de los monos entre los árboles, pero nunca se imaginaron que esa cotidianidad de sus vidas, fuera la causa principal que les llevaría tan lejos como nunca se lo imaginaron. Estoy hablando de tres jóvenes nicaragüenses que gracias a su amor a la madre tierra hoy tienen la oportunidad de profesionalizarse en temas como: Tecnología en Medio Ambiente, Control de Calidad y Gestión Ambiental.

Marvin Chévez Morales de Ostional-San Juan del Sur; Escarleth Vanegas de La Bastilla-Jinotega; Audin Enot Centeno de Datanlí-Jinotega; son los nombres de estos jóvenes que viajan a diferentes universidades de Estados Unidos con una beca completa, por dos años, donde asumirán el reto de aprender las nuevas alternativas en el cuido y protección del medio ambiente, pero principalmente de regresar a nuestro país para implementar sus conocimientos.

Audin Centeno y Escarleth Vanegas, 21 y 19 años respectivamente, son originarios de las comunidades de El Gobiado y La Bastilla en Jinotega,  ambos participaron en una serie de capacitaciones sobre turismo sostenible; éstas fueron impartidas gracias a los fondos de USAID y  el Servicio Forestal de los Estados Unidos, pues lograron ampliar sus conocimientos y continuar con su búsqueda de una alternativa de vida, a través de la conservación.

"En Jinotega hay muchas comunidades que trabajan en el cultivo de café, las tierras son muy productivas, la belleza escénica que tiene que ofrecer esta parte de Nicaragua es maravillosa, sólo falta incentivar el turismo comunitario, de eso se han encargado varios organismos que trabajan con fondos del Servicio Forestal de los Estados Unidos, que también gracias a ellos logré ver las otras formas de salir adelante desde mi comunidad", dijo Centeno.

Este muchacho de tez blanca y de expresión seria, expresó provenir de una familia muy numerosa, más de 15 hermanos, todos viven de la tierra y sus bondades. "Desde pequeño me enseñaron a trabajar duro, y creer en Dios, por eso después de trabajar en el campo, me iba a las capacitaciones y hasta hice de guía, esa experiencia me gustó mucho, ahora aprovecharé esta oportunidad de aprender más, por que sé que en mi comunidad hay mucho que ofrecer", destacó Audin Centeno.

Ser pobre no te limita a alcanzar tus sueños
Escarleth Vanegas por su parte, siendo de la misma zona que Audin, también encontró en la naturaleza una forma de vida, estudió la secundaria en un beneficio cafetalero, los dueños de este lugar, han provisto facilidades a las familias que trabajan ahí construyendo una escuela para sus hijos, desde donde los estudiantes ayudan en el comedor.  Ahí Scarlet apoyaba a servir los alimentos, poco a poco se entusiasmó con la idea de estudiar turismo, pero su padre con siete hijos más que mantener, no podía costear una carrera universitaria.

"Mi sueño siempre fue estudiar turismo. Mi padre ha trabajado duro por nosotros, pero bueno, no siempre se gana lo suficiente para todos, así que ahora que tengo esta oportunidad le prometí a mi padre regresar y buscar un trabajo para ayudarle a mis hermanos a que se gradúen, porque ser pobre no te limita a alcanzar tus sueños", expresó la joven.

Conservación mar y playa
En San Juan del Sur, famosa bahía por su boom turístico, desde ahí se escucha interesantes análisis sobre del desarrollo inmobiliario y hotelero, sin embargo, las comunidades enfrentan un gran reto, subirse al barco para no quedar anclados; es por eso que desde Ostional, otro pueblo pesquero ubicado a 25 kilómetros al sur de San Juan, el turismo comunitario va encendiendo los motores.

De esa localidad llega Marvin Chévez, con 19 años de edad, quien ha trabajado como: guía turístico, instructor de Kayak, guarda parques, protector de tortugas y avistamiento de aves. En fin, una vida muy activa en el tema de la conservación. De tez morena y bien parecido, no teme viajar por dos años a EU, aunque eso haya significado la separación con su novia.

"Me gusta mi país, me gusta mi comunidad y sé que la riqueza que tenemos nosotros los nicaragüenses no la tienen otros países, por eso deseo estudiar y prepararme, pero sobre todo conocer los adelantos de la ciencia a favor del medio ambiente", compartió Chévez.

Sólo una oportunidad
Conozco a estos jóvenes. Conozco sus comunidades, sé cómo se vive ahí, cómo se ganan la vida y cómo la pierden. Estos muchachos parte pronto, a diferentes ciudades, podría decirse y pensarse que es una gota en el inmenso océano de necesidades que tienen nuestros jóvenes, pero hoy se hace la diferencia, es un paso, ellos van con una esperanza, abrirse paso en la vida, sin perder lo que aman.

Recuerdo que a los 18 años de edad, yo misma quise emigrar, a los EU porque no encontraba una salida a mis sueños - y les juro que no era precisamente con una beca la forma en la que pensaba viajar- .... gracias a Dios la vida me trató bien y hoy puedo contar esta historia y escribir desde mi país, desde mi tierra, desde mi espacio universal.

A veces, no se trata de dónde viene la ayuda, lo importante es que llegue, pero más aún que nuestro jóvenes "Solo tengan una oportunidad". Adiós muchachos y recuerden que allá les espera muchos retos, pero la verdad que: "Life is trouble, only death is not"....... sigan sus sueños.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus