• Dic. 13, 2010, 10:42 a.m.
“Nosotros los snobitos del pasado de moda término “tercer mundo”, declaramos a Julian Assange como mito fundacional de “nuestro” changarro, caramanchel, choza virtual, da lo mismo.  Lo declaramos el primer legítimo comunista de la información vía digital, lo declaramos nuestro Wiki-Ché. Porque según nos dicen nuestros asesores ningún precursor hizo enojar tanto “al viejo zorro aparentemente en decadencia” como el recién creado héroe del momento… porque nosotros los snobitos pedíamos, gritábamos desde lo más profundo de nuestro corazoncito (jeje) a un héroe de nuestros tiempos, diferente, a la medida de nuestra pantalla y a la medida de nuestra proyección de la peritita imagen que somos. Estoy contigo Yuulian, sos el soplón más sexy del momento”. Note, por favor, las comillas.

Decía pues que es interesante cómo se producen estas, digamos, “operaciones traslado”, y no os extrañe, caro lector, que dentro de poco saquen las serigrafías, calcomanías, dijes, poster del tal Julian. Hombré Julian, qué jugada pues. Pero dejemos a los chicos y chicas ser felices, ellos también tienen derecho, faltaba más. Y pasemos al patio de este humilde chante, les ofrezco frijolitos molidos, tortilla, pico de gallo, quesito, carne asada, vigorón, baho, chilito y chichemaiz. Escoja el que más le guste o el que se le antoje.

La primera pregunta es: ¿En qué cambia la jugada o tráfico de información de Wiki-Leaks la situación de los millones de seres humanos que viven en extrema pobreza? ¿Wiki-Leaks les va a garantizar un trabajo? ¿Van a aplicar al puesto de “aspirante a informante o agente de Wiki-leaks” desde la montaña, desde Tailandia, Albania, Mozambique, no nos vayamos tan largo: desde Cuajachillo, y dicha organización les va a proporcionar un salario, un mal que bien seguro médico, unas vacancioncitas de bono navideño en Río San Juan, cortesía de la .org?

No lo hace “el viejo o la vieja zorra”, pero claro Wiki-leak lo va hacer (“estoy contigo Yuulian”)… porque ahora vamos a jugar en un salón de máquinas (de games, perdón) a los convenios, a los tratados, a los acuerdos bilaterales, a las donaciones, a la diplomacia, a las elecciones!! etc). Porque la información le da de comer a unos… no a todos.

Conste que no estamos discutiendo el poder del medio, ni de la información. Estamos tratando de reflexionar acerca de su administración y sus posibles afectaciones o repercusiones.
Más preguntas: Constatar, demostrar con pruebas lo que Estados Unidos siempre ha pensando del mundo ¿cambiará las relaciones económicas entre los países?

“No, Estados Unidos, ya no te hablo porque te atreviste a pensar que yo podía tener una enfermedad mental”, se escucharía decir a Cristina. Y el otro: “¿Qué te importa si tengo o si me operé de un tumor en la nariz?, ya no te hablo, “talk to the hand”.

Ahora bien, debemos tomar en cuenta que no todos los cables diplomáticos o trapitos sucios versan sobre frivolidades. Aquellos que se refieren a temas de seguridad, temas militares, armamentistas, respecto a los llamados por la historia gringa “países no alineados”, y “eje del mal” Sí son temas de interés público. Sin embargo, con todo y la publicación de los cables…

¿Quién no sospechaba, quién no imaginó que la llamada diplomacia estadounidense era en buena parte una fachada para sus agencias de inteligencia regadas, distribuidas a lo ancho y redondo del globo? Léase la ironía: Wow, que gran descubrimiento: “Estados Unidos nos espía, yo siempre los creí tan pulcros”, “Estados Unidos es el voyerista por excelencia, oh no ¿y ahora quien podrá defendernos? ¡Yuulian! No contábamos con tu astucia”. Fijate comanche que si no es por el Wiki-héroe de los snobitos, jamás ni nunca lo hubiera creído (jeje).

Se ha configurado con evidencia (los cables) la imagen que Estados Unidos tuvo o tiene en cierta medida de buena parte del mundo. Se confirma el papel activo de “este viejo zorro”, se confirma el papel receptivo y pasivo de “losjotros”. Y algunos debaten ahora sobre el medio que se utilizó, el método y sus consecuencias. En primera instancia se hizo eco en el sector diplomático (relaciones) y paralelamente se habla de “seguridad digital”, “privacidad”, se habla de “chapodar” esa gran selva que es Internet, de regular estas nuevas relaciones de comunicación, se habla se restricciones.

Conste que bajo ningún punto he dicho que no sea relevante saber lo que sucede dentro de las instituciones políticas tanto nacionales como internacionales, por supuesto que debe interesarnos. Pero si eso nos interesa, creo también que deberíamos preguntarnos: ¿Habrá hecho o haría lo mismo Wiki-Leaks con información ciudadana? ¿Habrá traficado o vendido a empresas privadas información cotidiana de seres humanos comunes y corrientes “como tú o como yo”? Pienso que eso debería preocuparnos, de la misma manera que nos interesa saber si las Coreas o Irán continuarán con sus iniciativas de consolidar programas armamentistas.  Porque una cosa es que X individuo venda su vida con su consentimiento, sus hábitos cotidianos a Wiki-Leaks… y otra muy distinta es que venga “un empresario de la información como Assange” y se apropie a mis espaldas de “mi información vitae” para venderla a una empresa que tiene en mente lanzar al mercado un producto cuyo consumidor potencial podría ser muá o vos.

Sinceramente Assange no es ningún héroe de Martel, y si no ha sacado aún ventaja de todo esto, la está sacando o la sacaría de ser posible. Eso es un hecho. Quien quiera creer en “su cuento de hadas posmoderno con influencia Gulliver-Gigante-Liliputienses” allá él, es muy su problema, es muy su idealización de la web y la información en la misma, idealización de Julian y Wiki-Leaks, internet, etc. Gran cosa, supongo que igual sintieron algunos cuando Guttenberg o James Watts. En fin.

Cabe aquí la bellísima pregunta romana: ¿Quién se beneficia con todo esto? Ahh yo sé Comanche, yo sé que estás pensando lo mismo que yo. ¡Prensaa! ¡Prensaa! “Wiki-Leaks revela más de 250. 000 cables de diplomáticos de Estados Unidos”, (fijate en las negritas). ¿Habrán pagado los periódicos más poderosos del mundo por el derecho (¿de quien es ese derecho?) a publicar esos cables?, ¿Efectivo, tarjeta, especias o proyección?, ¿Quién aumenta su imagen positiva ante el público y ante las empresas privadas compradoras de información? “En vos confiamos Yuulian”, “Que dejen a Yuulián tener su laptop con internet en la cárcel, por favor!!”.

Y así, eso mesmo somos. Luego aparecen los reproductores de aquella vocecita discursiva que nos viene desde Francia, alláaa desde aquellos tiempos luminosos y posteriormente revolucionaros, incluso post-revolucionarios, napoleónicos. Habla un señor de sombrero con acento francés, voz de institución grave y profunda, y dice: El interghnet debe reghgularse, las rghelaciones en interghnet deben regghularse. Se deben crghear mecanismos de accesouó a la inforghmacióou. La administrggacióou de la misma debe reghgularse. Deben crghearse y prghomulgarghse leyes y delitus que contemplen situaciones de esta naturghaleza, como la de Monsieur Assange.

En conclusión: Sí nos interesa acceder a la información de manera NO burocrática pero garantizando un mínimo de respeto. Sí nos interesa reflexionar acerca del futuro y desarrollo de las relaciones en la web, de las posibilidades negativas y positivas que ésta nos ofrece, del tráfico de información que se produce en la misma, de las transacciones que se hacen a nuestras espaldas, pero antes de llegar a eso quedan muchas preguntas por meditar y responder. Ninguna respuesta será 100 % segura, pero opto por eso, antes que tragarme el iluso cuentecito de “Wiki-Leaks, vela por mi”,  sí, como no.

Para finalizar y a manera de cabos suelto: ¿Cuál fue la primera reacción de Estados Unidos ante la cuestión? Presionar a la Interpol para librar una orden de captura por delitos sexuales interpuesta contra Julian Assange, y de esta manera desacreditarlo. Independientemente de la veracidad que tal delito tenga, mi interés como consiste en identificar la estructura argumentativa de dicha reacción. Y ya les había comentado, se trata de una falacia de tipo “Argumento ad hominen”, porque nadie está discutiendo la vida sexual o la persona de Assange, ese no es el tema. Por lo pronto les ofrezco esta bandeja con buñuelos de yuca, coyolitos, zapoyoles, huevos chimbos, piñonate y requesón. Ustedes me invitan después al café y ahí discutimos el asunto diplomático.

www.eushade.blogspot.com
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus