• Ene. 1, 2011, 3:41 p.m.
Aunque poca gente en Nicaragua lo esté diciendo o comentando. Aunque nos estemos haciendo los desentendidos o los locos, celebrando con normalidad la navidad y el fin de año que se aproxima, la verdad es que ya algunos estamos sintiendo (o presintiendo más bien) con nerviosismo y gran expectativa, la llegada del ciclo final de la llamada “Quinta Era” de las profecías mayas, el día 21 de Diciembre del año 2012. Y también, por añadidura, las profecías de los indios Hopies de Norteamérica y otras de Nostradamus.

¿Pero, nos estamos preparando los nicaragüenses, mental, material y espiritualmente para la llegada de ese solsticio de invierno, que coincidirá, sospechosamente, según los científicos, con una fase inusualmente activa de nuestro sol, que generara potentísimas eyecciones de masa coronal y tormentas magnéticas que pueden provocar un caos mundial, afectando las comunicaciones, las fuentes de energía eléctricas, las aguas y toda la cadena alimentaria?

La verdad son pocos los pueblos y los gobiernos que lo estén pensando o previendo. Se dice que los Estados Unidos lo está haciendo y alguna gente en Europa, que han empezado  a tomar medidas de sobrevivencia. Pero si la magnitud de lo que viene es como se dice que ocurrirá, las posibilidades de sobrevivencia en todo el istmo centroamericano serian muy, muy remotas.  Lo cual plantea un panorama sombrío y apocalíptico para nuestra descendencia de hijos y nietos.

Por supuesto que la reacción de la gran mayoría es de escepticismo y hasta de burla, pero ciertamente ya hay científicos serios metidos en esto, hasta la misma Nasa, que están observando, con asombroso, muchos cambios significativos en el resto de los planetas que nos rodean con inusitados giros en sus flujos magnéticos polares y un aumento de sus luminosidades. Fenómenos muy curiosos.

¿Que hará nuestro gobierno de turno en caso de que se dieran estos desastres? ¿Tendrá un plan para mover a los pobladores de las aéreas costeras hacia lugares altos? ¿Hacia montañas, cuevas o lugares subterráneos? ¿Buscara como almacenar semillas variadas como lo están haciendo en la isla de Svalbard?

Y a nivel espiritual, ¿estamos los nicas buscando de Dios? ¿Buscara el pueblo una conversión en masa a la última hora, para estar en paz con el creador y buscar su misericordia? O saurian en su agnosticismo secular.
Seamos desde ya hombres y mujeres de esperanza.  

Nicaragua tiene la palabra.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus