• Mar. 28, 2008, 9:36 a.m.
¿La Mona Lisa está triste, sonríe, es una mueca dibujada en sus delgados labios? Según un estudio realizado por una computadora de la Universidad de Amsterdam, La Mona Lisa está 83 por ciento feliz, 9 por ciento enojada, 6 por ciento temerosa y 2 por ciento enfurecida.

Pero mientras algunos insisten en descubrir qué esconde el gesto facial de La Gioconda, ésta más bien parece hacer una tenue expresión de burla por todos los significados que le dan a su semblante.

¿Qué vez en La Mona Lisa? Las respuestas de un niño y de una niña pueden ser tan antagónicas con simples: “Esta feliz”, contesta una pequeña de seis años; “Esta triste”, dice un niño de cinco.

Por su parte, la contestación de los adultos viene acompañada de prejuicios, malicia, análisis, códigos da Vinci y todo lo que se ha dicho sobre “el enigma de La Mona Lisa”: Es una mujer que esconde algo; Hizo una mala acción; Ve a su esposo hacer algo incorrecto; diabólica, pensativa, asustada, satisfecha… etc.

La grandeza de este fresco que data del siglo XVI está en la diversidad de interpretaciones que genera. Si se descubre qué quiso decir el autor o qué estaba expresando la madonna que fue pintada, terminaría el misterio más interesante de la humanidad y la aventura de imaginar, especular o inventarle un romance prohibido, un gesto diabólico, un secreto oscuro y hasta la expresión de “una mujer satisfecha”, ¿de qué? Ustedes imagínenlo.

El universo es minúsculo ante la infinita imaginación de los seres humanos, quienes vieron la forma de una osa en las estrellas y son rebeldes que renunciaron a la gravedad, para volar hasta donde no alcanzan a ver los ojos, pero si la imaginación.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus